Internet en Cuba

Carmelo Mesa-Lago: “El Gobierno cubano entró en pánico tras la visita de
Obama”
Economista. Catedrático emérito en la Universidad de Pittsburgh, es
autor del primer estudio sobre el sector privado en una isla que, pese a
las expectativas, no levanta cabeza
MAITE RICO
1 JUN 2017 – 12:08 CEST

Carmelo Mesa-Lago (La Habana, 1934) ha pasado buena parte de su vida
intentado abrir una brecha de sensatez en el muro de despropósitos con
el que el régimen castrista ha terminado por hundir en la quiebra al que
era, en los años 50, el país latinoamericano más desarrollado después de
Argentina y Uruguay. Catedrático emérito de la Universidad de Pittsburgh
(Pensilvania), acaba de presentar en Madrid el único estudio sobre el
sector privado en Cuba (Voces de cambio en el sector no estatal cubano,
Iberoamericana-Vervuert), realizado a partir de entrevistas con 80
sufridos cuentapropistas. Armado con los mejores datos estadísticos,
este economista ve con perplejidad cómo las reformas económicas
anunciadas por Raúl Castro en 2010 se van diluyendo (“el Gobierno da un
paso adelante y cuatro para atrás”) y cómo el país está perdiendo la
oportunidad que le brindó el restablecimiento, el año pasado, de las
relaciones bilaterales con Estados Unidos. Justamente esa mano tendida
de Barack Obama sembró el pánico en el Gobierno, que teme que la
apertura económica conduzca al cambio político. Ahora las reformas se
frenan, no hay inversiones y la crisis de Venezuela, que relevó a la
URSS como sostén económico de Cuba, aboca al país al desastre.

PREGUNTA.¿Está Cuba entrando en un nuevo “periodo especial” [eufemismo
para describir la etapa de penurias que siguió a la caída de la URSS y
el fin de las ayudas a Cuba]?

RESPUESTA. La situación es parecida, pero no tan dramática, porque la
dependencia de la Unión Soviética era mucho mayor que la de Venezuela.
Dicho esto, el volumen comercial con Venezuela ha caído notablemente
(del 42% al 27% en 2015) y el suministro de petróleo ha pasado de
105.000 barriles diarios a 55.000 barriles. Cuba vendía una parte de ese
petróleo en el mercado mundial, y era un ingreso importante que también
ha caído a la mitad. Y el tercer ingreso que ha caído es el más
importante: la venta de servicios profesionales (médicos, enfermeras,
maestros), que pasó de 11.000 millones de dólares en 2013 a 7.000
millones. En 2015, el crecimiento del PIB fue del 4,4%. En 2016, fue del
-0,9%. Todo apunta a una crisis muy fuerte, pero no creo que llegue al
grado del periodo especial.

P. Al menos, dentro de esta economía parasitaria, queda el turismo.

“El Ejército, con su poder económico, pone trabas a las reformas. Es
como un Midas al revés. Todo lo que toca lo convierte en basura”

R. Hay un boom, por primera vez pasaron de los cuatro millones de
turistas y obtuvieron alrededor de 4.000 millones de dólares. El
problema es que a ese ingreso bruto hay que restarle el valor de las
importaciones de mercancías y bienes para los turistas. Cuba tiene que
importarlo todo. Y ese dato ya no lo publican. Entonces no son 4.000
millones. Es menos, pero no sabemos cuánto.

P. Pese al anuncio del plan de inversiones y el viaje de Obama, la
inversión extranjera no llega y el puerto de Mariel, la gran apuesta
brasileña, está bastante inactivo.

R. Es inexplicable. Cuba necesita por lo menos 2.500 millones de dólares
al año. Hasta el mes pasado había unas 450 propuestas para inversión
extranjera, parte de ellas de empresas ya establecidas en Cuba. Y apenas
han aprobado una veintena. Según sus cifras, desde la apertura del
puerto de Mariel la cifra acumulada no llegaba a 2.000 millones de
dólares. ¿Por qué hacen eso? Para mí no tiene sentido.

P. ¿Pero qué puede ofrecer Cuba, más allá de mano de obra barata? El
aparato productivo está destruido.

R. La infraestructura es un desastre. Y la mano de obra, que es
cualificada, es extremadamente lenta. Para la construcción del hotel
Manzana, Kempinski llevó trabajadores de India porque eran más
productivos. El problema es que el trabajador cubano cobra muy poco y en
pesos cubanos (CUP), y tiene que comprar la mayoría de las cosas en
moneda convertible (CUC), y no le llega. No tiene incentivo, y es un
círculo vicioso. Entre 1989, el año anterior a la crisis, y 2015, el
poder adquisitivo de los cubanos cayó en más de un 70%.

P. ¿Y cuándo van a resolver el problema de la doble moneda?

R. Raúl lo ha anunciado muchas veces y hace dos años sacaron una
resolución complicadísima, llena de ecuaciones. Pero no pasó nada. El
problema es que la inflación rondará este año el 12%, es bien alta. Y la
unificación de la moneda, por sí misma, genera inflación. Así que yo veo
difícil que lo hagan a corto plazo. Además, primero tienen que hacerlo
en el sector estatal, y ahí va a haber empresas que dejarán de ser
sostenibles, y luego viene la población. Va a ser un proceso más largo
que en Vietnam y probablemente que en China.

P. ¿Cuántos trabajadores ha despedido el Estado desde que se iniciaron
las reformas?

R. Anunciaron que entre 2010 y 2015 iban a despedir a 1,8 millones de
trabajadores innecesarios, pero al final fue medio millón. El sector
privado no avanzó con la rapidez que se necesitaba para crear todos esos
empleos, y habría habido una explosión social.

P. ¿Pero por qué la actividad privada crece tan lentamente?

R. Por todas las trabas que hay. Es como si la mano derecha hiciera una
cosa y la mano izquierda hiciera otra. Hay muchas actividades que el
Gobierno ha cerrado o rescindido: venta de ropa, salas de cine 3D…
ahora han empezado a regular precios en los taxis y la venta de casas, y
a dificultar el mercado libre agropecuario. La fiscalidad es brutal. Hay
como siete impuestos. El Gobierno castiga al que tiene éxito y puede
ayudar al Estado a resolver sus problemas. No es lógico.

P. ¿Y cómo lo explica?

R. La única explicación que tengo es que en Cuba no hay una dirigencia
unificada con un solo criterio, sino que hay un grupo que se resiste. La
visita de Obama tuvo un impacto muy positivo en la población, pero el
Gobierno entró en pánico. Desde ahí hay una parálisis. El grupo más
duro, más ortodoxo, salió reforzado.

P. ¿Las Fuerzas Armadas están poniendo trabas?

R. Sí, y el partido, pero el Ejército es más importante porque tiene el
poder económico. Y es como un Midas al revés. Todo lo que toca lo
convierte en basura… Restaurantes, hoteles… Es impresionante.

P. Los cuentapropistas entrevistados coinciden en sus problemas: la
escasez y carestía de los insumos, el exceso regulatorio, los impuestos,
el difícil acceso a Internet….

R. Sí, y a pesar de las continuas cortapisas del Estado, el 80% está
satisfecho con lo que hace (aunque no con lo que gana). Y el 93% obtuvo
beneficios, y la mayoría los reinvirtieron en el negocio. Eso es
extraordinario.

P. ¿El equipo en el poder será capaz de hacer alguna vez la transición?

R. Si Raúl Castro, en diez años, no ha impulsado las reformas, dudo que
su sucesor pueda tener más éxito. Predomina la lógica política sobre la
económica. Y temen perder el control.

Source: Apertura Cuba: Carmelo Mesa-Lago: “El Gobierno cubano entró en
pánico tras la visita de Obama” | Internacional | EL PAÍS –
internacional.elpais.com/internacional/2017/05/31/actualidad/1496234078_816335.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
June 2017
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.