Internet en Cuba

Los oficialistas se piden la cabeza
Bien a la izquierda y procastrista a rabiar, ¿a quién pudiera molestar
La Calle del Medio?
Jueves, marzo 9, 2017 | Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba.- En un post en El Toque, titulado “Los alternativos son
los blogueros”, un bloguero, Mauricio Escuela, dice tener noticias
extraoficiales de que pronto cerrarán La Calle del Medio. Es posible.
Hay señales de ello.

La revista que dirige Enrique Ubieta llega con retraso, a veces de
meses, a los estanquillos. En ocasiones llegan juntos dos números.
Últimamente estos retrasos son cada vez más largos. Y dicen que con el
pretexto de la falta de papel, en esta especie de periodo especial de
menor intensidad en el que nos adentramos con prisa y sin pausa, le han
reducido la tirada.

La revista, que se supone fuera de opinión y debate, hace mucho dejó de
serlo o pretenderlo. Ya no aparecen las cartas de los lectores que
antes, en los primeros años de la publicación, ocupaban dos páginas,
donde opinaban —siempre dentro de la revolución, faltara más— de pelota,
de la pérdida de valores, de la programación televisiva, en contra del
reguetón, de la frivolidad, o que simplemente elogiaban la revista. Y
los autores de los trabajos siempre coinciden en sus puntos de vista.
Son tan unánimes como los diputados de la Asamblea Nacional del Poder
Popular o los panelistas de Mesa Redonda.

No obstante, de ser ciertos los rumores acerca de su inminente
desaparición, habrá quien eche de menos a La Calle del Medio. No será un
portento, pero comparado con Granma, Juventud Rebelde y Trabajadores, no
hay dudas de que se sale un poco, si no del teque, de la grisura y el
achatamiento… No solo por el diseño, novedoso y atractivo, sino también
por el contenido.

En La Calle del Medio se habla de poetas y de poesía, hay recetas
culinarias, entrevistas a deportistas, músicos y cantantes, trabajos
como los de Santiago Alba Rico, un español radicado en Túnez que compite
en ferocidad anticapitalista con Ubieta, y las historias de espionaje y
contraespionaje de Wejebe Cobo, ubicadas en la Segunda Guerra Mundial,
la Guerra Fría o la guerra de más rollo que película (a juzgar por los
resultados) de la CIA contra el G-2.

Bien a la izquierda y procastrista a rabiar, ¿a quién pudiera molestar
La Calle del Medio?

Pongámonos en contexto. Está en curso una reyerta, un guirigay, un agrio
regateo por milímetros de espacio, entre comisarios (Iroel Sánchez al
frente), periodistas de la prensa oficial y blogueros oficialistas,
semioficialistas y los que se presentan como socialistas-fidelistas por
cuenta propia, como Harold Cárdenas. Evidentemente, se trata del reflejo
de una pugna sectaria, un forcejeo entre facciones, que están ganando
los bonzos de la ortodoxia neoestalinista.

Del atrincheramiento retranquero e inmovilista han vuelto a brotar, con
nuevos bríos, personajes como Hassan Pérez, con su verborrea y sus botas
militares, e Iroel Sánchez, el avieso burócrata ideológico devenido como
bloguero en jefe de la contraofensiva castrista en el ciberespacio, con
dos pupilas a su disposición, una insomne, su blog, y la otra asombrada,
en la TV.

Hubo un momento en que Enrique Ubieta parecía compartir ese papel con
Iroel Sánchez. Ambos se presentaban —para quienes quisieran tragarse el
cuento— como voces alternativas, representantes de una ciberguerrilla
enfrentada a las transnacionales de la información.

Pero Iroel Sánchez, con menor bagaje teórico, parece habérsele ido por
encima a Ubieta. ¿Por qué? ¿Habrá encallado en el fangoso fondo de la
trinchera? ¿Habrá caído en desgracia? ¿Será acaso que los jefes le
tendrán deparada alguna nueva función?

Habrá que esperar para saberlo. Y mientras, ver si sigue o se acaba La
Calle del Medio.

luicino2012@gmail.com

Source: Los oficialistas se piden la cabeza CubanetCubanet –
www.cubanet.org/opiniones/los-oficialistas-se-piden-la-cabeza/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Calendar
March 2017
M T W T F S S
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.