Internet en Cuba

Perejil para la cotorra
JOSÉ HUGO FERNÁNDEZ | Miami | 6 de Febrero de 2017 – 09:12 CET.

No deja de tener gracia la escaramuza verbal que está librando el
periodista uruguayo Fernando Ravsberg contra un grupo de amanuenses de
la prensa oficial cubana, los que, con su habitual originalidad, le
acusan de mercenario y de formar parte de una conjura de los monopolios
internacionales de la información contra el régimen de la Isla.

Puedo ahorrarme los detalles porque han recibido suficiente cobertura
mediática. Tampoco vale la pena hacer leña con el árbol caído, que en
este caso es Ravsberg, quien ahora ejerce como corresponsal del diario
español Público, pero también ha reportado desde La Habana para la BBC y
otros medios, ya que hace más de 20 años que reside y practica allí su
profesión, lo que equivale a decir que se ha pasado una buena parte de
su vida mintiendo sobre la realidad de nuestro país, a veces
abiertamente, otras veces manipulando medias verdades, y otras
incurriendo en aquello que dijo Cicerón sobre la verdad, que se corrompe
tanto con el silencio como con la mentira.

A quienes hemos ejercido durante decenios el periodismo independiente
desde Cuba, no nos puede parecer sino gracioso, además de repugnante,
que a estas alturas Ravsberg acuse a sus acusadores afirmando que “no
soportan una voz diferente, ni una óptica distinta”, o tildándolos de
extremistas que “cuentan con todos los recursos, apoyo institucional,
dinero, excelente conexión ADSL a internet, oficinas, automóviles,
gasolina, dólares para viajes al extranjero, espacios televisivos y un
ejército de periodistas, informáticos, diseñadores y secretarias”. La
última vez que leímos sus monsergas, era Ravsberg quien utilizaba estas
mismas imputaciones pero para descalificar a la prensa independiente y a
la oposición pacífica. E igual que sus acusadores de este momento, lo
hacía contando con el apoyo institucional y demás recursos.

Pero, como ya fue dicho, no hay que hacer leña con el árbol caído. Más
útil resulta aprovechar la ocasión para insistir en cuanto a la
recusable labor que han desarrollado las corresponsalías de la prensa
extranjera acreditadas en La Habana, con pocas excepciones de
periodistas que fueron expulsados tan pronto intentaron ser
profesionalmente objetivos, lo que es decir ceñirse al objeto, al hecho,
a la verdad, con independencia de la propia manera de pensar o de
sentir. Incluso, con independencia de cualquier modo de imposición
destinada a disfrazar lo que se informa o lo que se opina.

Cierto es que a lo largo de la dictadura fidelista las agencias
extranjeras que reportan desde Cuba han estado implícitamente obligadas
a hilar fino, mucho más que aquellas que lo hacen desde cualquier otro
país. Y no solo por ética. También por perspicacia profesional.

Su trabajo exige mayor habilidad que el del equilibrista sobre la cuerda
floja. Ello puede gustarnos o no, pero debemos entenderlo. Más difícil
resulta entender, porque es inadmisible, humana y profesionalmente, que
la gran mayoría de sus corresponsales violenten la rosca de la
objetividad, si bien no siempre a través de juicios de valor
descaradamente cómplices con el discurso oficial, por lo menos mediante
afirmaciones, citas, datos sueltos que —debido a la supuesta
imparcialidad de sus fuentes— le hacen el juego al régimen.

Huelgan los ejemplos, pues, para constatar lo dicho, basta con echar un
vistazo sobre su quehacer cotidiano. En todo caso, a modo de
ilustración, agregaríamos dos o tres tópicos que suelen repetir
machaconamente, como ese de que la crisis que hoy atraviesa la economía
cubana es resultado, no de la ineficiencia histórica y crónica del
régimen, sino del derrumbamiento del campo socialista europeo, en
combinación con el llamado “bloqueo” impuesto por EEUU; o como aquel
otro tan risible que puso en órbita Reuters, según el cual “Mariela
Castro lidera en Cuba una revolución menos conocida que la de su tío
Fidel: una en favor de la tolerancia sexual en la sociedad machista de
la Isla”.

No hace mucho, al comentar la importancia que los países
latinoamericanos conceden en los últimos tiempos al uso y desarrollo de
la producción de alcohol carburante a partir de la caña de azúcar, una
corresponsal de la agencia IPS aseveraba desde La Habana: “Cuba, que en
2002 sometió a su otrora poderosa industria azucarera a una drástica
reestructuración por los bajos precios del producto en ese momento en el
mercado internacional, tiene ahora ambiciosos proyectos para aprovechar
el auge del biocombustible”.

¿Sería necesario aclarar a estas alturas que las razones objetivas por
las que Cuba desmanteló su otrora poderosa industria azucarera van mucho
más allá y son mucho más complejas y dramáticas que una sencilla baja en
los precios del producto? ¿Será que no conocía el dato quien resumió
así, con un simple plumazo, otro capítulo de espanto de esa tragicomedia
que han conformado para el país las barrabasadas de Fidel Castro?

Sin embargo, retorcimientos informativos de este tipo recorren con
frecuencia los medios del mundo, gracias a los corresponsales de
agencias de prensa extranjera acreditadas en La Habana, en muchas
ocasiones superficiales ex profeso, para cuidar el puesto, y en otras,
cómplices, como ha sido (según creo yo) el caso de Fernando Ravsberg.

Cuentan que para silenciar a una cotorra que habla más de lo debido, no
hay nada más efectivo que darle a comer perejil. El régimen debe
conocer este remedio. No en balde siempre tiene a mano una ramita, por
si a alguna de sus cotorras se le suelta la lengua.

Source: Perejil para la cotorra | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1486325503_28699.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.