Internet en Cuba

La garantía de la continuidad
VERÓNICA VEGA | La Habana | 3 de Febrero de 2017 – 11:31 CET.

El pasado domingo durante la sesión plenaria del Consejo Nacional de la
Federación Estudiantil Universitaria (FEU), el vicepresidente Miguel
Díaz-Canel dijo que “la juventud cubana es la encargada de la
continuidad histórica del proyecto social de la Isla”.

Puesto que estamos inmersos en un controvertido acercamiento con EEUU, y
en medio de un no menos controvertido proceso de implementación de la
política económica y social del país, el funcionario alertó sobre “las
pretensiones del adversario de imponer a nuestros pueblos antivalores y
la ideología del neoliberalismo, de destruir desde sus cimientos la
identidad, cultura y memoria de la Revolución, y restaurar el
capitalismo en Cuba”.

Los jóvenes cubanos, que en toda su historia de estudiantes no han
generado un acto político que refleje sus propios intereses y conocen
muy bien el costo de la espontaneidad, reafirmaron su compromiso con el
sistema. Como se sabe, en los eventos oficiales no hay sorpresas
(aquella improvisación de Robertico Carcassés fue una excepción que no
se repetirá).

Adiestrados además, en las contradicciones, los jóvenes observan el
despliegue de ostentosos comercios con precios en divisa, los hoteles,
las boutiques, los lujosos cruceros y el trasiego de visitantes
foráneos, como algo natural. Es cierto que el panorama cada vez más
recuerda a un país capitalista pero qué más da, lo que cada uno quisiera
es poder fundar un negocio, rentar una casa a los turistas, ser
próspero, exactamente como se ve en las películas americanas.

Naturalizados en la mentira desde su primera infancia, los jóvenes
tratan de vestir a la moda, exhibir sus móviles inteligentes que la
inmensa mayoría de sus padres no pueden pagar con sus salarios
estatales. Algunos profesores usan en sus clases la aplicación Zapya, de
modo que los alumnos están obligados a disponer de un celular con
sistema androide, no importa si provienen de remesas, negocios ilícitos,
desvío de recursos, o favores sexuales.

Aprendidas las reglas del juego, los jóvenes saben que el acceso a
internet que les brinda gratuitamente la universidad no es para buscar
información plural, mucho menos ese término abstracto que llaman
“verdad”. Así que se hacen un perfil en Facebook, comparten fotos,
mensajes anodinos y usan las redes sociales como entretenimiento o para
buscar pareja. Mejor si es un extranjero(a), y por supuesto de un país
capitalista.

Han asimilado a fondo que la confiabilidad política determina la
ubicación laboral para los años de servicio social y el ascenso en la
escala establecida oficialmente: un cargo en una empresa rentable, una
corporación, la posibilidad de viajar y si es posible quedarse en algún
país (capitalista).

Fuera de los eventos oficiales, los jóvenes ignoran la política, oficial
o alternativa. Los más sofisticados enumeran las muchas fallas de todos
los proyectos que reclaman derechos para los cubanos. Conocen bien el
precio de ser un disidente, que es mucho más que un “discrepante o
divergente”, como cándidamente define el diccionario. Reafirman que no
vale la pena ponerse de ningún lado que no sea la apatía.

A pesar de la derogación de la ley “pies secos, pies mojados”, la
mayoría piensa que la solución sigue estando del otro lado del mar. Si
entre la multitud que asiente y vitorea alguno manifestara un
pensamiento diferente, por más justo que sea, la juventud sabe muy bien
cómo abuchear o repudiar.

Si la continuidad de la revolución es la sobrevivencia a base de omitir
lo que se piensa, repetir hasta la letanía palabras que han perdido el
sentido, si es negar lo que se ve o hasta seguirle llamando socialismo
al despliegue de un capitalismo de Estado, sí, no hay dudas de que está
garantizada al máximo.

Source: La garantía de la continuidad | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1486117194_28650.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.