Internet en Cuba

El mercado clandestino cubano supera en calidad y precios al Estado
24 de febrero de 2017 – 16:02 – Por IVÁN GARCÍA

Estos vendedores importan desde piezas de auto, neveras de última
generación; en Aduana, “cuando tu le metes un billete en el bolsillo, te
dejan entrar hasta un elefante”

LA HABANA.- Luego de ahorrar durante dos años el equivalente a 5.000
dólares con las ventas de sandwiches y comida criolla en su cafetería,
Osmel, 39 años, decidió comprar un refrigerador moderno, una cocina de
inducción con horno eléctrico y dos televisores 4K.

En cualquier otro país, hubiera visitado una tienda y el equipamiento
preferido lo hubiera elegido entre varios modelos. Pero, por favor,
nunca se le ocurra comprar en las tiendas estatales de Cuba.

Los precios absurdos desestabilizan la presión arterial a cualquiera.
“Yo no sé cuál es la lógica comercial de las tiendas en divisas. Parece
que la regla es no vender. Un televisor LED de treinta y dos pulgadas,
marca china Konka, desconocida y desfasado, cuesta 399 cuc, una nevera
grande entre 1,500 y 2,100 chavitos y una cocina de inducción con horno
920 cuc. Es una locura, ¿quién puede comprar con esos precios?”, se
pregunta Osmel, sentado en un sofá color carmesí en la sala de su casa.

Un funcionario de la cadena TRD se pone muy quisquilloso cuando intento
tirar fotos a una gama de equipos electrónicos y el precio que los
acompaña. “Señor –en el sector donde los clientes compran en pesos te
tratan de compañero, en el de divisas de señor– está prohibido tirar
fotos dentro de la tienda”, me dice el jefe de aérea en el departamento
de electrónica del centro comercial Carlos III, en el corazón de La Habana.

Entonces opto por preguntarle: “¿Cuántas lavadoras Daytron, de 758 cuc,
han vendido y qué tiempo llevan en la tienda? ¿Se venden muchos
televisores de pantalla plana de treinta y dos pulgadas casi a 400 pesos
convertibles? ¿Suelen hacer rebajas cuando los productos son de lento
movimiento? ¿Tiene sentido tener una gama de equipos sin salidas en las
tiendas?”.

El funcionario me mira de manera sospechosa y responde con otra
pregunta: “¿Quién es usted?”. Ni siquiera la explicación de que soy un
simple ciudadano, con derecho a saber cómo funcionan los mecanismos de
formación de precios, le hace cambiar de postura.

“Se supone que el 90 por ciento de los medios de producción y servicios,
incluyendo esta tienda, es propiedad estatal, es decir, es tan suya como
mía y de todos los cubanos. Lo menos que merecemos es una respuesta
adecuada”, le digo. El hombre da la callada por respuesta y se evapora.

Un dependiente, al terminar su jornada, es más amable y locuaz: “Si los
cubanos exigieran sus derechos, el Gobierno se vería obligado a derogar
esos precios estúpidos con aranceles que superan el 240%. Más que
negocios, el Estado ha montado una cadena de tiendas que extorsionan al
cliente con precios de monopolios”.

Continúa explicando: “Los televisores antiguos de tubos catódicos, que
se vendían a 300 chavitos, estuvieron cinco o seis años sin salida.
Ahora algunos televisores de plasma o LED llevan tres años en los
estantes. Apenas se venden. Al igual que equipos de música y
refrigeradores grandes. En un país donde la gente gana 20 dólares al
mes, las personas simplemente no pueden comprar a esos precios, además,
sin conceder créditos. Entonces optan por comprarlos en Revolico y otras
páginas de ventas online o encargárselos a las ‘mulas’ que se dedican al
comercio ilegal”.

Aunque el comercio electrónico en la isla anda en pañales, la iniciativa
privada ha diseñado diversos sitios de compra y compra. “Hay tres
opciones: o lo encargas en sitios como Revolico, Porlalivre u otro
parecido, se le pide a una ‘mula’ que te lo traiga de una marca
específica, o la persona, si tiene visa, directamente lo compra en el
extranjero”, dice Osmel, el dueño de la cafetería.

En una encuesta entre diversas familias que tienen televisores de
pantalla plana, ocho los adquirieron en el mercado informal, dos los
trajeron de sus viajes al exterior y a seis se los compraron sus
parientes en la Florida. Ninguno los compró en las tiendas del régimen.

Llamémosle Adrián, un rubio peinado al cepillo, que se dedica a la venta
por encargo de equipos electrónicos, piezas de automóviles, teléfonos
inteligentes y cualquier otra mercancía.

“Yo tengo un catálogo de equipos y precios. También hago compras
personalizadas. Si un comprador quiere un televisor 4K de cuarenta
pulgadas, le ofrezco modelos económicos y otros de marcas, con diversas
prestaciones, mucho más caros. Un televisor Vidao, comprado en Miami,
sale en 340 chavitos, 60 menos que en las tiendas del Estado y es de
alta definición y 4K; un Samsung de 60 pulgadas, que te permite bajar
programas y conectarte a internet, UHD y 4K, vale alrededor de 1,300
cuc, en Cuba las cadenas de tiendas ni siquiera lo venden”, detalla Adrián.

Estos vendedores clandestinos lo mismo importan piezas de auto o
vajillas finas para un paladar que una nevera de última generación.
Pasan todos los bultos por la Aduana, que según Adrián, “cuando tú le
metes un billete de cien dólares en el bolsillo, te deja entrar hasta un
elefante”.

En Cuba existe un segmento de mercado exigente. “Tengo clientes que
compran solo marcas prestigiosas Estadounidenses, alemanas o
sudcoreanas. La gente prefiere equipos de climatización Carrier,
lavadoras Balay, televisores Samsung o Sony y móviles iPhone o Samsung
Galaxy. Ya tengo vendido un microwave Frigidaire, de acero inoxidable,
alta potencia y buena capacidad, y un teléfono Samsung Edge. El
microwave sale en 160 y el Edge en 600 cuc”, indica Adrián.

Un microwave de chasis plástico y escasa potencia cuesta entre 130 y 200
cuc. Y ETECSA no vende celulares de alta gama. Pero en el mercado
subterráneo se pueden comprar teléfonos inteligentes incluso más baratos
que en Miami.

Dubiel, que se dedica a la venta de teléfonos y equipos informáticos,
aclara: “En Estados Unidos un pariente los compra en empresas de
telecomunicaciones que fijan precios preferenciales a sus clientes y los
envía a Cuba. Esos teléfonos están bloqueados, pero aquí tenemos
ingenieros informáticos que los desbloquean. Incluso los iPhone, famosos
por su seguridad. Yo vendo laptops y computadores Apple entre 1,200 y
2,500 cuc, de acuerdo a sus prestaciones. La tableta iPad Pro Air la
ofrezco en 900. Y del iPphone 7 tengo dos versiones, a 700 el mediano y
1,000 cuc el grande. También tengo audífonos inalámbricos para iPhone en
80 chavitos”.

Desde luego, es un mercado exclusivo para una minoría de cubanos. La
mayoría ni en sueños puede adquirir equipos modernos. De milagro llegan
a fin de mes. Esos artefactos solo pueden verlos en las películas. O
detrás de las vidrieras.

Source: El mercado clandestino cubano supera en calidad y precios al
Estado | Noticias de Cuba –
www.diariolasamericas.com/america-latina/el-mercado-clandestino-cubano-supera-calidad-y-precios-al-estado-n4115726

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.