Internet en Cuba

El juicio sin garantías de una familia opositora
Su odisea ya dura desde julio del pasado año
Viernes, febrero 10, 2017 | María Matienzo Puerto

LA HABANA, Cuba.- El próximo 15 de febrero, a las 9 de la mañana, José
Rolando Casares y Yamilka Abascal, miembros de la organización Mesa de
Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC), serán sometidos a juicio por
delitos que aseguran no cometieron, como parte de la ola represiva que
tienen que vivir los opositores pinareños.

Ellos son una familia que vive en San Juan y Martínez. A Casares se le
quiere condenar a cinco años de privación de libertad por los delitos de
“desacato” en su figura básica, dos delitos de “atentados” y “ultraje
sexual”.

A Yamilka le piden dos años de trabajo correccional con internamiento
por “desacato” de figura agraviada; o sea, dice la Fiscalía que gritó
consignas contrarevolucionarias.

Según Kirenia Yalit Núñez, coordinadora general de la Mesa de Diálogo,
esta es parte de la estrategia de la Seguridad del Estado para
desestabilizar el funcionamiento de la organización: “Casares es miembro
fundador y parte del ejecutivo, llevamos trabajando tres años, desde el
22 de febrero del 2014, y desestabilizarlo a él o hacerle algo a Yamilka
implica un golpe contra la organización también”.

El caso de Rolando

En julio del año pasado, los dos, junto a otros miembros de la Mesa,
debían trasladarse a la Habana para participar en una de las actividades
de la organización a que pertenecen y fueron interceptados. Raudel
Álvarez, uno de los que iban en el carro, fue detenido, y cuando Casares
salió a reclamarle al policía comenzó la pesadilla.

“Me metieron contra el carro y cuando llegué a la estación de San Juan
y Martínez me desnudaron pensando que llevaba encima una memoria con
información”, cuenta Rolando Casares, “pero ni siquiera se logran poner
de acuerdo entre ellos porque los delitos de que me acusan nunca los
cometí”.

Después llegó la odisea de encontrar abogados. “Cuando llegamos al
bufete colectivo de San Juan y Martínez no dijeron que eso no era allí,
que debíamos ir a Pinar del Río, pero después de hacer presión, una
abogada se nos acercó, parece que le dio pena con el estado de mi esposa
y nos dijo que teníamos asignado una abogada de oficio”.

Agrega: “Ni siquiera la abogada del caso se explica que no tengamos
testigos de nuestra parte porque todos son policías, o lo que es lo
mismo, de la fiscalía; y que ninguno, además, se ponga de acuerdo en la
versión de los hechos que ellos quieren contar”.

Algunos que saben del caso creen que están siendo tan indulgentes porque
Yamilka Abascal tiene siete meses y medio de embarazo. Sin embargo,
según el mismo Casares, padre del niño que está por llegar, “cada vez
que la llaman a la estación de policía es tratándola mal, sin importarle
que le pueda subir la presión u ocurrirle cualquier otra cosa en su estado”.

El caso de Yamilka

Yamilka cuenta vía telefónica a CubaNet de cómo se vio involucrada en el
proceso penal: “El 15 de julio, a los cuatro o cinco días de estar
detenido mi esposo, debía viajar a Colombia, y cuando llegué al
aeropuerto me dijeron que estaba circulada. Regresé y entonces empezaron
las citaciones. De testigo pasé a ser acusada”.

Continúa Yamilka, contando sobre las amenazas que ha recibido también.
“Desde agosto me están diciendo que no me siente en el parque porque
ellos no se responsabilizan con lo que me pueda pasar. La última
citación fue a través del jefe de la policía y dije que la próxima tenía
que ser con cita oficial”, explicó.

Casares y algunos amigos se preguntan qué puede significar eso. Ellos
mismos se responden que “es parte de la estrategia de terror de la
Seguridad del Estado, como también lo es cortarle la comunicación a todo
el que esté involucrado en la defensa de su caso”.

Por último, Yamilka cuenta cómo ha reaccionado el pueblo a su alrededor.
“Imagínate, este es un pueblo chiquito, las maestras de los niños están
al tanto. Hubo una que empezó a amenazar al que tengo en primer grado
diciéndole que lo iba a enviar a una escuela de conducta, hasta que la
llamé y le dije que la denunciaría en Internet”, describe.

En tanto, “la médico de la familia se pregunta qué me pueden hacer en mi
estado, y se encarga de mantenerme la presión controlada”, a lo que
agrega: “Aunque la abogada me ha dicho que no me preocupe, que todo
saldrá bien, me siento asustada, cohibida, coaccionada”.

El miedo y la desesperanza de Yamilka Abascal son lógicos porque, además
de estar siendo acusada de un delito que alega no haber cometido, ha
visto cómo en los juicios contra otros los opositores la Seguridad del
Estado amedrenta a abogados y testigos por igual.

Source: El juicio sin garantías de una familia opositora | Cubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/el-juicio-sin-garantias-de-una-familia-opositora/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.