Internet en Cuba

La mala paga no deja madurar a la Manzana de Gómez
PABLO PASCUAL MÉNDEZ PIÑA | La Habana | 18 de Julio de 2016 – 10:13 CEST.

Es perceptible el atraso en las obras de remodelación del popular
edificio de la Manzana de Gómez, proyecto que construirá un lujoso hotel
de cinco estrellas con una capacidad de 246 habitaciones. Ese inmueble,
que engrosará el inventario del grupo turístico Gaviota S. A., debería
ser inaugurado el próximo octubre, para luego ser administrado por
Kempinski Hotels, una compañía suiza de alto prestigio internacional que
ya adquirió los derechos de comercialización.

La inversión del hotel corre a cargo de la inmobiliaria ALMEST, entidad
del consorcio militar GAESA que hace 28 meses confió la ejecución de la
obra a las constructoras Unión de Construcciones Militares (UCM) y la
francesa Bouygues Bâtiment International (BBI), mientras que los
ingenieros y arquitectos de la Oficina del Historiador de la Ciudad
acometieron el proyecto civil.

La tapia perimetral que obstaculiza la perspectiva de los transeúntes no
impide evaluar que los únicos avances constructivos corresponden a las
reparaciones en las fachadas exteriores, excepto la cara oeste —por la
calle Zulueta— donde una malla protege a los obreros que laboran
encaramados en una jungla de andamios.

La edificación de estilo ecléctico, con una hectárea de superficie y
cinco pisos sobre el nivel de la calle, cuyas fachadas tanto interiores
como exteriores están pobladas de vanos, arcos, cornisas, ménsulas,
arcos y columnas entre otros elementos arquitectónicos —los cuales
contribuyen a elevar el grado de dificultad de la restauración—, no
justifican el incumplimiento del plazo de 31 meses para concluir las
obras, término bastante conservador, acorde a las opiniones de
especialistas.

Aunque las fachadas exteriores fueron pintadas, se respira cierto
atropello en la organización de obra, puesto que aún se restaura parte
de la albañilería sobre las superficies pintadas.

Los revoques de los portales y los corredores en diagonal no han sido
rehechos, como los interiores de las habitaciones, que a través de
algunos ventanales abiertos muestra pocos avances en la colocación de
falsos techos, redes eléctricas y conductos de aire acondicionado.

A la pregunta de si el hotel podrá inaugurarse en octubre, Carlos
Salabarría, un jefe de obra jubilado de 74 años, responde: “Ni
poniéndose un motor en culo podrán terminarlo en fecha… Es evidente que
esos muchachos no tienen experiencia”, dice de los albañiles que laboran
sobre los andamios. “No son ni media cuchara [albañil principiante]… Si
el edificio fuera a inaugurarse en octubre, ya debería estar en la fase
de acabado o puesta en marcha… A ese ritmo, y tirando por lo bajo,
requerirá un año más de trabajos”.

Falta de pagos, causa del retraso

Del dicharachero popular: “Cuando hay platanitos, el mono brinca”, o
sea, que cuando la paga es buena, la gente trabaja. Y, en los bajos
salarios y estímulos radica el principal problema de los atrasos de la
restauración de la Manzana de Gómez.

La UCM empleó un número importantes de soldados del Servicio Militar
General (SMG) para las primeras labores de demolición y acarreo de
escombros. Pero con los avances constructivos se ha visto obligada a
contratar mano de obra calificada en las especialidades de albañilería,
electricidad, plomería y otros, a quienes pagaría, según contrato, un
monto cercano a los 500 CUP mensuales, más un estimulo que pudiera
llegar a los 80 CUC.

Aunque los soldados del SMG están sujetos a la disciplina militar, se
les estimula en moneda nacional y, de no estar conformes, están
obligados a cumplir órdenes. Pero en el caso de los operarios
(trabajadores civiles) —según fuentes que solicitaron el anonimato— hay
innumerables quejas por incumplimientos de contratos y desde finales del
2015 se ha producido un éxodo de centenares de trabajadores calificados,
a consecuencia del no pago de la estimulación de 80 CUC por parte de la
BBI. Tampoco la UCM paga el total de los 500 CUP pactados como sueldo,
ni las condiciones anormales, ni la nocturnidad, luego de que fueran
establecidos dos turnos de trabajo.

Los trabajadores seleccionados —en su mayoría provincianos que fueron
investigados por sabuesos de la Contra Inteligencia Militar (CIM)— han
sido albergados en centros con magníficas condiciones habitacionales,
entre las que se destacan la buena comida y el aire acondicionado.
También se les provee y exige utilizar los medios de protección para
realizar sus labores. Condiciones estas que las constructoras
extranjeras tienen que garantizar, so pena de ser multadas.

Lo chocante es que la constructora francesa BBI —acorde a informaciones
halladas en internet— durante sus labores constructivas en Qatar pagaba
inicialmente a los braseros reclutados un monto mensual de 8.000 riyales
cataríes (unos 2.200 USD al cambio actual), con tendencia al aumento.
Sin embargo, la mediación del Estado cubano en las licitaciones con
empresas extranjeras reduce el salario o estimulación de los obreros
nacionales al equivalente de 80 USD.

El éxodo de trabajadores civiles subordinados a militares no es problema
único y exclusivo de la restauración de la Manzana de Gómez. Esta
inconformidad ha hecho metástasis en otras instituciones como la ECUSE
(empresa constructora de la corporación CIMEX), donde un grupo
considerable de especialistas han solicitado sus bajas para laborar como
cuentapropistas en las cooperativas de prestaciones de servicios, adonde
reciben mejores remuneraciones. Desde entonces, las cadenas de tiendas
en divisas controladas por los militares (TRD Caribe y CIMEX), tienen
que contratar trabajadores cuentapropistas para las remodelaciones y
mantenimientos de sus establecimientos.

Los trabajadores civiles de la FAR tienen que someterse a fuertes
exigencias, bajas remuneraciones y están desprotegidos, incluso por el
sindicato que les representa, que está subordinado verticalmente a la
línea de mando.

El estatus de los militares, a quienes el Estado les beneficia con
viviendas, transporte, clubes recreativos, altos salarios y efectos
electrodomésticos a precios hasta 30 veces inferiores a los costos que
tienen que pagar los cubanos de a pie, hace que los trabajadores civiles
de las FAR se sientan discriminados y movidos a abandonar sus empleos,
para rocambolescamente finalizar trabajando en el sector particular.

Source: La mala paga no deja madurar a la Manzana de Gómez | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1468706769_23913.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
July 2016
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.