Internet en Cuba

¿Cómo se conectan con el mundo los cubanos?
POR ANGERY LOZANO CEPEDA

Una vez al mes David Valdivia Ruiz, de 35 años, navega en internet. Como
cualquier cubano promedio cuando se le habla de redes sociales y
conexiones, todo le resulta relativamente nuevo, quizás por las grandes
restricciones de accesibilidad que siempre ha habido en su país.
Sin embargo, en marzo de 2015 el gobierno cubano abrió el primer punto
de acceso público (aunque no gratuito) a wifi y desde entonces, la red
de conexión inalámbrica ha comenzado a proliferar en diferentes rincones.
Según la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), son 85 áreas
habilitadas con wifi, “fundamentalmente en parques y zonas urbanas de
alta afluencia”. Alrededor de 150.000 cubanos se conectan diariamente a
través de estos puntos, según cifras de 2015 de esa empresa.
“El único lugar con wifi gratis es aquí en La Habana, donde ‘Kcho’”,
sostiene Valdivia Ruiz. En 2015, el centro cultural del galardonado
artista cubano Alexis Leiva Machado, apodado como Kcho, fue titular en
medios internacionales por ofrecer una conexión inalámbrica gratuita en
la isla. Toda una novedad en una nación en la que existe un férreo
control informático y telecomunicacional.
El museo de Kcho está ubicado en pleno centro de La Habana, en el sector
llamado El Romerillo. Su proyección internacional, su relación con el
régimen, su posibilidad de costear el servicio le permitió contar con el
aval para compartir la conexión, iniciativa que un año después, en marzo
de 2016, toma un gran impulso tras la alianza del artista con Google
para montar allí el centro tecnológico Google+kcho.MOR. La sociedad ha
repercutido en computadores, una conexión más veloz y cobertura.
“He ido a donde Kcho varias veces para entrar a Facebook y chatear con
amigos del exterior”, relata Valdivia Ruiz al destacar que en esa
especie de oasis 2.0 pueden conectarse hasta 40 cubanos al mismo tiempo,
entre 7 de la mañana y 12 de la noche.
El despertar de las redes
En Cuba habría dos tipos de exiliados: los que se ven obligados a
abandonar el país por sus ideas políticas, y los que viviendo en la
isla, se sienten apartados del resto del mundo. Así lo admite la
periodista cubana Glenda Boza, quien logró un vínculo interactivo con el
exterior desde noviembre de 2012 que abrió su cuenta de Twitter
(@glendaboza). Desde allí le ha hecho menciones al presidente Barack
Obama y hasta ha celebrado por haber recibido en una ocasión un retuit
de la cuenta del grupo musical Calle 13.
“La primera vez que oí de Twitter fue en una clase en la universidad,
pero la realidad es que es una red social casi desconocida en Cuba que
la suelen usar sobre todo periodistas”, indica.
Hace solo tres meses descargó en su celular la aplicación Whatsapp y
abrió su cuenta en Instagram: “Feliz de poder estar ahora en casi todas
las redes sociales importantes del mundo. Ahora me siento parte del
planeta”, expresa en su perfil.
Glenda tiene 27 años, vive en Cienfuegos, una provincia ubicada al sur
de La Habana, y es periodista del principal tabloide de la localidad
llamado 5 de Septiembre. También escribe para el diario Juventud
Rebelde, por lo que su rol informativo la obliga a hacer uso diario de
internet en su trabajo y por esa razón se le permite contar con una
conexión en su casa, un privilegio al que solo pueden acceder
profesionales selectos por el gobierno cubano, entre ellos, abogados y
médicos junto a empresarios, diplomáticos y algunos altos funcionarios
de Estado, explica.
“La red social más popular en Cuba hasta ahora es Facebook y se utiliza
mucho IMO (una aplicación con una interfase básica para hacer
videollamadas y chats). En cuanto a Instagram, Whatsapp y Skype, hasta
hace poco incluyeron a Cuba en la lista de países que podían
descargarlas. Acá cuando un cubano tiene acceso a una conexión, le
interesa primero hablar en ese tiempo reducido con sus amigos o
familiares, más que subir selfies”, asegura.
Advierte que el uso de “Whatsapp y Skype aún no es muy funcional porque
la conexión acá es lenta (2G es la tecnología de transmisión de datos en
la isla) y a eso se le suma que una tarjeta para conectarse una hora a
internet en alguna zona con wifi vale 2 CUC o Peso Convertible Cubano (2
dólares)”, además, solo se permite por usuario 1 megabit por segundo.
Todo un lujo que resulta frustrante para una población con un salario
mínimo mensual de aproximadamente 23 dólares, aunque el Estado subsidie
salud, educación y parte de la canasta familiar.
¿Comunicación encallada?
Para diciembre de 2014 había en la isla 11.238.317 habitantes, y de
ellos 3.048.500 millones eran usuarios de internet, según la Oficina
Nacional de Estadística e Información de Cuba. Sin embargo, el
periodista de la BBC Will Grant en su reportaje titulado ¿Por qué no es
universal el acceso a internet en Cuba?, asegura que esa cifra es
relativa, puesto que incluye a los usuarios de la intranet que
proporciona el Estado en universidades y centros de cómputo.
Óscar Medina Arango, experto en estrategia de internacionalización y en
geopolítica latinoamericana en Eafit ve difícil el desembarco de
plataformas que fomenten el libre pensamiento, los debates y en efecto
el disenso. “En Cuba hay todavía páginas bloqueadas que son vistas por
el gobierno cubano como contrarevolucionarias”.
Un ejemplo de eso es el de la bloguera cubana Yoani Sánchez, cuyo diario
digital 14yMedio siguen sin tener acceso directo en la isla. Pero no
solo se trata de las páginas de los disidentes, porque la web de
anuncios y clasificados Revolico.com, así como Cubaencuentro, son otras
plataformas censuradas.
Para Medina Arango, “la realidad es que en Cuba continúan con los mismos
elementos de supervisión informática, su infraestructura tecnológica no
ha cambiado, lo que quiere decir que todo lo que llega o sale de Cuba
pasa por filtro, que no son más que bloqueos muy parecidos a los que ha
establecido China con el acceso a Internet” .
CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARA SABER MÁS
EL CHAT DE LOS DESCONECTADOS
Zapya es la app que desde el año pasado gana popularidad entre los
jóvenes cubanos por su atractivo de funcionar sin internet. Es vista
como un sustituto al WhatsApp al permitir chatear y transferir archivos
entre dispositivos móviles que la hayan descargado. Es como el Bluetooth
pero la diferencia es que su velocidad de transferencia es superior,
pues recibe archivos a casi 10 MB por segundo. También puede servirse de
conexiones wifi.

Source: ¿Cómo se conectan con el mundo los cubanos? –
www.elcolombiano.com/redes-sociales/como-se-conectan-con-el-mundo-los-cubanos-AE4237525

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.