Internet en Cuba

La apertura de Cuba al exterior propicia la vuelta de repatriados
Gracias a este proceso, que se extiende por un periodo de seis meses, se
les permite volver al país y disfrutar de todos los beneficios sociales
que existen en la actualidad en la isla.
Europa Press – Madrid

Cuba ha recibido en 2015 al mayor número de repatriados desde los
primeros años de Fidel Castro al mando del Gobierno de la isla, y a
pesar de que los números palidecen en comparación con los emigrantes que
han partido del país durante el año pasado, este hecho, unido al
progresiva relajación de las políticas migratorias y económicas, podría
significar el inicio de una nueva dinámica para el país.
De esta manera, virtualmente cualquier cubano que hubiera abandonado el
país puede optar a la repatriación. Un proceso que se extiende por un
periodo de seis meses y tras el cual se les permite volver al país con
todos los beneficios sociales que en el existen, como raciones de
alimento y seguridad social gratuita, salvo que hayan sido culpables de
actos hostiles contra el Estado cubano.
A esto habría que sumarle el hecho de que las autoridades de la isla ya
no discriminan a los recién llegados en función de sus inclinaciones
políticas, por lo que los repatriados no contarían, en principio, con
ningún estigma como sospechosos de pertenecer a grupos activistas
contrarios al Gobierno comunista cubano.
Además, aquellos cubanos que vuelven a casa traen consigo beneficios que
muy pocos de sus compatriotas pueden disfrutar. Así, aquellos nacionales
de la isla que regresen desde España, no tienen la obligación de
renunciar a la ciudadanía del país, con lo que retienen el pasaporte
comunitario que les permitiría viajar con libertad por toda Europa,
mientras que el resto de cubanos deberían pedir un visado para realizar
el mismo trayecto.
Aún así, a pesar de estos avances, el número de repatriados resulta
abrumadoramente menor al de los cubanos que escogen marcharse del país,
una cifra que ha superado los 70.000 en 2015, el mayor número en décadas
y el doble que el año anterior, según ha señalado un estudio conducido
por uno de los principales periódicos estadounidenses, el ‘The
Washington Post’.
Los factores que apuntan a esta tendencia siguen refiriéndose a un
amalgama de viejas y nuevas quejas, tales como los perpetuos problemas
económicos que afectan a la isla o al miedo a que la reciente mejora de
las relaciones entre el país y Estados Unidos traiga consigo el fin de
los privilegios migratorios únicos de los que disfrutaban los cubanos.
Por su parte, Pedro Freyre, miembro del bufete Akerman especializado en
comercio, señala que esta nueva dinámica no es sino otro caso de
“ingenuidad cubana”, según recoge ‘The Washington Post’. “Es el instinto
de querer conseguir sacar tajada de cualquier situación, a lo que se une
la percepción de que este mecanismo les permitirá tener lo mejor de los
dos sistemas”, ha añadido en referencia a las ventajas que los
repatriados mantendrían a su vuelta a casa.
Islamabad facilitó las conversaciones entre las dos partes, pero se
detuvieron en julio, tras conocerse que el líder talibán, Mohamed Omar,
falleció hacía dos años, siendo nombrado Ajtar Mansur como nuevo líder y
provocando divisiones violentas dentro de la milicia.
Y es que muchos de los repatriados que han decidido instalarse de nuevo
en Cuba han escogido abrir pequeños negocios en el país, como Mauricio
Estrada, que cambió la isla por España en 2003, y que ahora ha vuelto a
casa para abrir un restaurante de temática ibérica bajo el nombre de
Toros y Tapas, o Enrique Soldevilla, antiguo freelance y productor
audiovisual, que se decidió a volver tras una década en la República
Dominicana.
Tan solo unos años atrás, cuando las restricciones sobre las empresas
privadas y la contrata de trabajadores independientes eran mucho más
duras y el acceso a internet o los teléfonos móviles estaban prohibidos,
personas como Soldevilla o Estrada hubieran tenido difícil continuar su
estilo de vida en Cuba. Hoy en día, según ‘The Washington Post’, más de
un cuarto de la población trabajadora de la isla no está empleada por el
Gobierno.
De los repatriados, una gran mayoría procede de Europa y América Latina,
ya que los que se encuentran en Estados Unidos encuentran en sus altos
sueldos una barrera para regresar, lo que se une a las sanciones
económicas estadounidenses, que hacen casi ilegal para un ciudadano de
Estados Unidos el abrir un negocio en Cuba. Además, la compra de
inmuebles en la isla esta mayoritariamente restringida a los nacionales
que viven en ella.

Source: La apertura de Cuba al exterior propicia la vuelta de
repatriados – Internacional – El Adelantado –
www.eladelantado.com/noticia/internacional/226430/la_apertura_de_cuba_al_exterior_propicia_la_vuelta_de_repatriados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.