Internet en Cuba

Álvarez Bravo por cinco pasos hacia la transición
WALDO FERNÁNDEZ CUENCA | La Habana | 11 Ene 2016 – 9:27 am.

A José Alberto Álvarez Bravo le gusta calificarse de “rebelde de baja
intensidad” porque rehúye en todo momento cualquier publicidad para su
persona. Sus primeros pasos en la oposición política vienen desde 1990
cuando se vinculó con Criterio Alternativo un movimiento fundado por la
escritora (actualmente exiliada) María Elena Cruz Varela. Luego de la
disolución de ese grupo ha hecho todo tipo de oficio para subsistir,
desde trabajar en la Empresa de la Basura (Comunales) hasta constructor
en la desaparecida CUBALSE, una empresa del Consejo de Estado, empleo al
cual renunció en 2003.

Durante ese tiempo no tuvo ningún vínculo con la sociedad civil, hasta
que un hijo suyo fue víctima de una brutal injusticia por un delito que
no cometió y que lo llevó a la cárcel por cinco años. A partir de ese
momento retomó el activismo y entre otras labores fundó en 2010 la
Academia Nueva Esperanza, donde se impartían cursos de Periodismo,
Derecho e Historia, pero este intento fue asfixiado por el aparato
represivo del régimen en diciembre de ese año y tuvo una vida muy efímera.

Tiempo después en 2013 comenzó a gestar el movimiento Acción Cívica
Cubana y el proyecto “Cinco pasos hacia la Transición Cubana”, que busca
el cambio de régimen en la Isla y la instauración de un Estado de
derecho. Dentro de esa estrategia se inserta Cuba Exige, tal vez la
acción más visible de su plataforma y que consiste en breves videos que
se cuelgan en internet y en los cuales cualquier cubano puede expresar
libremente lo que piensa sobre su país y los cambios que desea para
transformarlo.

Álvarez Bravo accedió gustoso a contar sus experiencias al respecto.

¿Cómo surge esta plataforma y en especial Cuba Exige?

Yo te diría que surge casi de manera fortuita. Un muchacho viene a mi
casa a guardar un pomo con leche y, cuando baja, ya la Seguridad del
Estado había cercado la calle donde vivo para impedir que pudiéramos
asistir a un curso de periodismo que recibíamos en la antigua Sección de
Intereses de EEUU. Nosotros nos íbamos bien temprano para evadir el
cerco, pero este joven no lo pudo hacer y, estando ya en el curso, nos
enteramos de que la Seguridad del Estado se lo había llevado y golpeado.

En ese momento, los profesores del curso nos piden que hagamos una
reseña sobre lo sucedido, pero cuando los demás alumnos se acercan a mí
para preguntarme el nombre del joven golpeado no pude responderles. A
partir de ese momento creí conveniente que debíamos llevar un registro
con los datos básicos de activistas de la sociedad civil para
localizarlos. Luego fui ampliando la propuesta y decidí hacer un
cuestionario de 36 preguntas sobre temas básicamente sociales y
económicos a cualquier ciudadano, y la última pregunta es si desea
cambios en Cuba. Luego, si esta persona responde afirmativamente esta
pregunta, le hacemos un video donde expresa sus ideas sobre los cambios
que desea para su país. Cuba Exige, como bien lo dice su nombre, demanda
un cambio de régimen en Cuba. Estas personas poniendo su rostro y nombre
expresan su genuino deseo de cambio total.

Ya cuando teníamos más de 300 grabaciones hechas, una de las respuestas
del régimen en septiembre de 2013 fue crear el espacio televisivo “Cuba
Dice”, donde se abordan problemas que realmente existen en nuestra
sociedad, pero evadiendo mencionar los máximos responsables de todos
esos problemas que nos afectan, y tratando de crear la falsa ilusión de
que en Cuba no se persigue la discrepancia. En ese programa se han hecho
afirmaciones relativamente atrevidas, pero nunca se mencionan las
verdaderas causas ni mucho menos se proponen posibles soluciones.

Nosotros creamos un espacio para que los cubanos podamos expresarnos
libremente en dirección a exigir un cambio de gobierno, ya que es la
única manera en que las cosas cambien verdaderamente en la Isla. Esas
grabaciones la subimos a internet con la etiqueta #Cuba Exige y ya en
estos momentos tenemos alrededor de 2.100 grabaciones hechas.

El cuestionario de 36 preguntas y el video son los dos primeros de los
“Cinco pasos hacia la Transición Cubana”. ¿Cuáles son los otros dos?

El tercero sería la creación dentro del país de Comités
Pro-Desobediencia Civil, donde las personas que se relacionan y conocen
entre sí y coinciden en su deseo de cambio manifiesten una voluntad de
no acatamiento a nada que venga del poder de manera organizada y
consciente. Que se exprese una actitud de rebeldía, de rebelión pasiva
contra el poder.

Si nosotros pudiéramos hacer prosperar esta acción dentro de los
cubanos, el cuarto paso sería la realización de un plebiscito que, a
juzgar por el nivel de desgaste y rechazo que tiene este régimen, el No
a la dictadura estaría prácticamente asegurado. Si se lograra hacer un
plebiscito, es obvio que el Gobierno no lo va a reconocer pero ya
podemos demostrar que el pueblo no desea este régimen y entonces
realizaríamos el quinto paso: una sentada publica para exigir que se
respeten los resultados del plebiscito.

Me imagino que los obstáculos para realizar tu trabajo no han sido pocos

En nuestra labor hemos enfrentado todo tipo de dificultades; en
especial, las presiones y amenazas de la Seguridad del Estado, que trata
de frenar nuestro trabajo y le ha quitado cámaras y planillas a varios
de los activistas, que son 50 en total.

A varias personas los han citado y amenazado y han hecho una presión muy
fuerte para que esto no avance. Por ejemplo, cuando llegamos a los 1.000
videos en enero de 2014 el monopolio telefónico ETECSA me canceló mi
línea celular sin compensación alguna y hasta el sol de hoy me encuentro
imposibilitado de usar línea propia.

Nuestro propósito es forjar auténticos ciudadanos en Cuba, no queremos
ni aspiramos a una fábrica de héroes y mártires, sino a ciudadanos en su
sentido más cívico que le nieguen obediencia al régimen como definitivo
y sólido camino hacia el cambio.

¿Con que frecuencia logras sumar personas a este proyecto? ¿Cómo
desarrollas el trabajo?

Eso depende de la volubilidad de las personas que participan. En esto
colaboran muchas personas del interior del país y te digo que no todos
los que participan pertenecen a este proyecto. Está el caso de Félix
Navarro Rodríguez, del grupo de los 75, quien no pertenece al grupo y,
sin embargo, me ha traído decenas de grabaciones y planillas desde
Matanzas, que es donde vive.

También lo ha hecho Ángel Yunier Remón Arzuaga, más conocido como El
Crítico, desde Bayamo, en Granma.

Por esta labor no pagamos nada ni yo gano dinero alguno por esto. Lo
hacemos porque anhelamos el fin de la dictadura en Cuba, a pesar de que
arriesgamos nuestras vidas en ello.

No crees que la apatía cívica de los cubanos en la actualidad es otra de
las dificultades de esta iniciativa ¿Te sientes optimista en cuanto a
mejores resultados en el futuro?

Yo me considero un optimista incurable. No tengo remedio, no hay manera
de que me gane el pesimismo en esta labor. El verdadero propósito de
Fidel Castro era convertir a Cuba en su finca personal y para eso es
necesario poblarla de siervos, dotarlas de esclavos de nuevo cuño y
dividió al pueblo en dos bandos irreconciliables. Castro necesitaba
destruir el sentido de ciudadanía y convertirte en “compañero”. El
compañero es obediente, no se queja de nada, mientras que el ciudadano
todo lo cuestiona. Nosotros deseamos revertir este proceso de
servidumbre, y este espacio de participación ciudadana es un paso mínimo
pero importante en ese sentido. Nuestra lucha es hasta el final.

Source: Álvarez Bravo por cinco pasos hacia la transición | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1452015989_19264.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.