Internet en Cuba

Elaine Díaz: agente de influencia en Harvard
Concedieron una beca a la periodista y bloguera. No nos dejemos
confundir: no hay blogueros oficialistas por cuenta propia
martes, mayo 13, 2014 | Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba.- Acaban de concederle una beca en Harvard a la
periodista y bloguera oficialista Elaine Díaz. Sí, no se pellizque,
usted está en lo cierto: es la misma Elaine que aquella vez, hace varios
años, antes de que cerrara su blog y luego lo volviera a abrir, antes de
que aumentara unas libritas y le dieran un espacio, algunos viernes, en
la Mesa Redonda, declaró a Cuba Visión que no había que exagerar acerca
de las limitaciones que impone el régimen a los cubanos para acceder a
la red de redes, porque su abuelo no sabía siquiera qué era Internet y
vivía encantado de la vida.

Eso dijo y se lo creemos: podemos imaginar la contentura del viejo al
correr de cola en cola para comprar las papas cuando vienen, el único
pan que le toca por la libreta de abastecimiento y luego, más relajado,
moverse a la bodega a ver qué llegó; todo eso luego de comprar –primero
que todo- el periódico Granma para leer las noticias, varias horas antes
de que las lea el bigotudo locutor del NTV.

Paradójicamente, la misma mujer que minimiza la importancia de Internet
y la gravedad de censurarlo al explicarnos cuán feliz fue su abuelo sin
tener acceso a la red de redes, será también la única cubana de la Isla
que asistirá este mes al prestigioso Fórum de Internet de Estocolmo. Es
casi como enviar al lobo al fórum de las ovejas, pero quizás encaje bien
allá porque si algo le queda perfecto es “hacerse la sueca”.

Esperemos que la beca en Harvard no tenga que ver con la geriatría,
porque Elaine Díaz no acierta en materia de abuelos. Y menos aun si se
trata de los abuelos desalmados que nos gobiernan, que de tan singulares
que son, muy poco tienen que ver con el de ella o con cualquier otro
anciano digamos que normal.

Elaine Díaz apareció hace unos años, cuando la blogosfera empezó a
tupirse de blogs de jóvenes que repetían hasta la saciedad que eran
revolucionarios, que amaban a sus infalibles líderes, y que a pesar de
los pesares, son felices en Cuba.

Los posts que escribe Díaz son un soplo de aire fresco en la tan
enrarecida blogosfera permitida, llamémosla así por no decir
oficialista. La muchacha decía sentirse capaz de polemizar con cabeza
propia, tanto que hasta alguna vez expresó su deseo de intercambiar
criterios cara a cara con blogueros disidentes. Luego, en su segunda
temporada, recogió cordel. Supongo que la llamaron a contar y le
explicaron los límites de su “independencia” dentro de la revolución.

Así y todo, comparada con los insidiosos parlanchines oficiales, Elaine
Díaz suele mostrarse atrevida, desenfadada e irreverente, cuando clama
por un sistema más participativo y se queja de “la anquilosada prensa
oficial que “se ahogó entre tantas cifras, sobrecumplimientos y frases
hechas”.

Solo que a veces parece demasiado cándida. Cuando uno lee su blog
espaciodeelaine.wordpress.com, se puede topar con cosas como esta: “La
Feria del Libro es mojigata, como el periodismo cubano y como los
decisores políticos que se escandalizan con las cosas de los estudiantes
como si la Revolución se viniera abajo la próxima semana. En todo caso,
habría que preguntarse qué clase de Revolución se viene abajo por tan poco.”

¿No sabrá Elaine Díaz una respuesta tan simple?: una revolución como
esta, que hace muchos años dejó de serlo para convertirse en una
dictadura chantajista, represiva y mezquina. Si ha logrado mantenerse 55
años en el poder es precisamente porque le teme a todo lo nuevo y diferente.

Los sesudos que vaya a saber con qué intención le concedieron la beca en
Harvard solo conseguirán tener una agente de influencia más del régimen
castrista en el mundo académico norteamericano.

Con gente como Elaine Díaz lo que se pretende es oxigenar y aportar un
poco de credibilidad a la blogosfera oficial. Va y en un futuro logran
armar un amago de prensa alternativa con estos blogueros, quienes serían
complementados en su empeño por publicaciones como Espacio Laical, que
ya hasta se arroga el derecho de hablar absolutamente a nombre de todos
los cubanos y de determinar cuáles de ellos son patriotas y cuáles no.

Por lo pronto, los blogueros permitidos, como Elaine Díaz, Paquito de
Cuba y otros, ganan espacio y visibilidad, aunque sea con boberías. Y
puede que hasta con temas serios como la cultura, la discriminación
racial, la ecología y la diversidad sexual.

No nos dejemos confundir: estos blogueros no son oficialistas por cuenta
propia, eso no existe. Solo están autorizados para discrepar un poquito.
Solo lo necesario para copar la blogosfera y confundir. Como
confundieron a los que le concedieron la beca en Harvard a Elaine.

luicino2012@gmail.com

Source: “Elaine Díaz: agente de influencia en Harvard | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/destacados/elaine-diaz-agente-de-influencia-en-harvard/

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.