Internet en Cuba

03 de octubre de 2013 • 23:20

De Cuba a la “Isla de la Esperanza”, un campamento improvisado en el exilio

Un grupo de expresos políticos cubanos, que vinieron a España tras un
acuerdo entre el régimen castrista y el anterior Ejecutivo, llevan
acampados en Madrid más de 530 días frente al Ministerio de Exteriores
para reivindicar que se regularice su situación al sentirse confinados a
vivir en la calle.

En total, 11 cubanos -tres expresos del régimen castrista y sus
familiares- mantienen una acampada para denunciar “la precariedad y el
desamparo” en el que se encuentran desde hace año y medio, cuando el
Gobierno no prorrogó las ayudas a las que se acogieron entre 2010 y 2011
más de 110 expatriados en virtud de un plan que aprobó el anterior
Ejecutivo para su inserción laboral y social.

La acampada comenzó con cerca de 40 personas, congregadas en pleno
centro de Madrid, que vivían su día a día entre cartones, mantas y
colchones.

Incluso pusieron en marcha una huelga de hambre, que tuvieron que
abandonar a los 40 días por las complicaciones de salud de algunos
compañeros, entre ellos, un hombre de 52 años -que, afirman, sufrió un
par de infartos- y otro al que le fallaron los riñones.

Actualmente el campamento ha adquirido la denominación de la “Isla de la
esperanza”, una infraestructura de madera en la que residen niños y
adultos y en la que, aseguran, sobreviven gracias a la caridad de los
vecinos del barrio o de algunas ONG.

Viven hacinados en cuatro metros cuadrados y reciben diariamente la
visita de curiosos y vecinos que se acercan a leer las pancartas en las
que reivindican su situación.

Pese a la precariedad en la que se encuentran, agradecen que una mujer
fuera trasladada a un pequeño piso después de parir. Allí vive
temporalmente con su hija recién nacida por una cantidad asequible que
consiguen pagar entre todos.

Limpian restaurantes del centro de la capital, de esos que siempre están
repletos de turistas ávidos de una comida rápida, en los que siempre
consiguen algo de comida.

Para desenvolverse en su día a día, apenas cuentan con recursos como una
bombona de gas, colchones, mantas y pequeños armarios para guardar ropa
y enseres.

Los únicos “lujos” que poseen son una ‘tablet’ y teléfonos móviles con
internet, gracias a la conexión inalámbrica que les facilita “por
cortesía” un vecino para que puedan “estar informados y conectados con
el mundo”, han relatado a Efe dos de los expresos.

Osbel Valle, un opositor al régimen castrista cuya posición frente al
régimen provocó que pasara 11 años de cárcel, ha contado que en el
tiempo que lleva en España solo ha podido trabajar en labores de
limpieza en un restaurante.

Su sueldo diario no llegaba ni a los 15 euros y, algunos días,
finalizaba su jornada casi a las tres de la madrugada con la obligación
de incorporarse a las pocas horas, sobre las ocho de la mañana.

Las “chapuzillas” a cambio de “unos pocos euros”, los aportes de
particulares y las ayudas que les han brindado alguna ONG, han sido el
sustento de todos durante los más de 540 días de acampada, según Osbel,
quién ha sido uno de los encargados de distribuir más de 28 cartas
distintas por las administraciones y partidos en busca de una solución
para los expresos y sus familias.

Al ser preguntado por su pasado en Cuba, evita hablar de sus penurias o
de sus años en la cárcel y solo contempla con incertidumbre su futuro en
España, país al que agradece por haberle acogido, pero del que se queja
por un programa de ayudas que considera que “no se cumplió” como se les
había prometido.

José Miguel Fernández Turné, otro de los expatriados que reside en el
campamento, ha dicho que, cuando llegaron a España la Cruz Roja -una de
las organizaciones encargada de su orientación e inserción-, les
advirtió de que si aceptaban cualquier oferta de trabajo, aunque fuera
provisional, quedarían fuera del programa de ayudas.

Por este motivo, no quiso aceptar ninguna oferta, ya que todas eran
provisionales y se mantuvo a la espera de que el Gobierno cubano le
enviara su titulación académica para que fuera homologada en España,
hecho que nunca sucedió.

Hace unas semanas, los expresos redactaron otra carta que ha sido
enviada a partidos políticos y a los ministerios de Presidencia y
Asuntos Exteriores, así como al Congreso de los Diputados.

En ella, piden una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores, José
Manuel García Margallo, explican su “delicada” situación y cuentan las
irregularidades que consideran que se han producido durante el
desarrollo del programa, con el que se sienten que fueron confinados a
vivir en las calles de Madrid sin poder regularizar su situación ni
viajar para obtener su residencia de forma legal.

Source: “De Cuba a la “Isla de la Esperanza”, un campamento improvisado
en el exilio – Terra España” –
http://noticias.terra.es/espana/de-cuba-a-la-isla-de-la-esperanza-un-campamento-improvisado-en-el-exilio,530a653da8f71410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
October 2013
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.