Internet en Cuba

COMUNICACIONES | Las llamadas más caras del mundo

Con la línea ocupada
* Las llamadas desde Cuba y hacia Cuba son las más caras del mundo
* ETECSA, siglas de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A.

Iván García | La Habana
Actualizado miércoles 30/12/2009 09:34 horas

Si usted le pregunta a cualquier persona en Cuba, donde desearía
trabajar, lo más seguro que la respuesta sea en ETECSA, siglas de la
Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. Porque paga altos salarios y,
sobre todo, las primas más elevadas en divisas. No es gran cosa. Usted,
seguirá viviendo con estrechez, pero si es ingeniero puede cobrar por
encima de los 600 pesos y alrededor de 28 pesos cubanos convertibles (cuc).

Sumados, hacen 1.250 pesos al mes, salario que no devenga nadie en la
isla. ETECSA paga cotas en cuc que van desde los 18, a una empleada de
limpieza, hasta 35 cuc, a un gerente. A pesar de ser un dominio estatal
que no tiene competencia, no presta un servicio eficiente.

Surgió en 1994, como una empresa mixta con capital foráneo y fachada de
sociedad anónima. Su primer socio comercial fue la empresa mexicana
Domos. Pero los aztecas prefirieron tener negocios con los gigantes de
las telecomunicaciones de sus vecinos del norte: a raíz del tratado de
libre comercio con los Estados Unidos y Canadá, podrían tener
participación en ese gran pastel que son los servicios de internet y la
telefonía móvil.

Fidel Castro necesitaba los dólares como el aire que respiraba. En ese
momento, el país vivía en pleno período especial. La gente pasaba hambre
y los balseros se contaban por miles. Cuba amenazaba con convertirse en
la Corea del Norte del Caribe. Era una olla a punto de explotar. Tanta
miseria, provocó el estallido popular conocido como el Maleconazo, el 5
de agosto de 1994.

Y Castro, que de tonto no tiene un pelo, supo que algo había que hacer
si no quería que su gobierno se fuera al garete. Liberó el trabajo por
cuenta propia, abrió mercados agropecuarios y permitió negocios con
empresas extranjeras.

Después, cuando la Domos mexicana le viró la espalda, a mediados de
1995 un grupo italiano, decidió participar en el negocio.

Esas medidas hicieron posible el surgimiento de ECTESA. Después, cuando
la Domos mexicana le viró la espalda, a mediados de 1995 un grupo
italiano, decidió participar en el negocio. Pero había que arremangarse
las mangas. El trabajo era arduo. Las comunicaciones cubanas estaban en
la edad de la prehistoria.

Antes de la llegada de Castro al poder en 1959, las comunicaciones y la
telefonía estaban en manos de empresas estadounidenses. Eran eficientes
y modernas. Y se preveía que el número de teléfonos por habitantes
creciera de forma inusitada en las principales ciudades del país. Según
un anuario estadístico de la época, en 1958 Cuba ocupaba el tercer lugar
en número de habitantes por teléfono, con 28, superada sólo por
Argentina, con 17, y Uruguay, con 25.

Pero con su revolución radical, Castro nacionalizó todas las propiedades
de Estados Unidos. Una de las primeras fue la Cuban Telephone Company,
intervenida el 3 de marzo de 1959. Cuando la administración de
Eisenhower en 1960 decretó el embargo comercial a Cuba (el embargo total
fue impuesto en febrero de 1962), las diferentes plantas de telefonía
comenzaron a languidecer, debido a la falta de piezas de repuestos. En
la Unión Soviética, Hungría, Yugoslavia y Alemania Oriental se empezaron
a comprar componentes y equipos. Por lo general, anacrónicos y de baja
calidad.

La telefonía mantuvo sus números en mínimos. Apenas creció en la etapa
comprendida entre 1966 y 1994. Las plantas telefónicas eran analógicas y
al menor chubasco o relámpago, miles de pares telefónicos entraban en
inactividad. Entonces, no era poco el dinero que se necesitaba para
modernizar la telefonía local.

Claro, los italianos no eran bobos. Iban a invertir su plata en la única
empresa de telecomunicaciones existente en Cuba. No tenían rival. Y sí
dos millones de cubanos desperdigados por medio mundo, sobre todo en
Estados Unidos, quienes los fines de semana, deseosos y nostálgicos,
solían llamar a sus parientes en la otra orilla.

Y se puso manos a la obra. En un principio, el gobierno cubano le dio a
los italianos una participación del 49 por ciento en la acciones de la
empresa. Luego ésta disminuyó hasta un 29 por ciento. Entretanto, fueron
digitalizadas todas las plantas telefónicas del país. Se modernizó la
infraestructura de las plantas exteriores. Y, en general, se implantaron
tecnologías acordes con los nuevos tiempos.

Dos millones de cubanos desperdigados por medio mundo, sobre todo
en EEUU, quienes los fines de semana, deseosos y nostálgicos, solían
llamar a sus parientes en la otra orilla

Si en 1998 Cuba pudo conectarse a internet, fue en parte gracias al
grupo inversor italiano, que también introdujo en el país la telefonía
móvil. Otro logro fue el mejoramiento ostensible de las condiciones
laborales de los trabajadores. Mientras en 1995 la gente pasaba hambre y
la isla se caía a pedazos, a los empleados de ETECSA les asignaban 1.50
de dólar para su almuerzo diario. Además, buenas meriendas y jabas
(bolsos) con productos de aseo -que en 2004 el defenestrado Carlos Lage
les quitó, con el manido pretexto de que aumentaba las diferencias con
respecto al resto de los trabajadores.

Gracias a la plata de los empresarios italianos, ECTESA se modernizó y
su servicio creció en flecha. De 6,3 teléfonos por cada 100 habitantes
que había en 1996 en Ciudad de La Habana, creció a 18,5 en 2009. Todavía
es una cifra baja comparada con otras naciones de América Latina. Pero
la realidad es que en trece años las capacidades se triplicaron. Otra
realidad es que los inversores europeos, al bribón del Estado le pagaban
en dólares el salario de la empleomanía.

Por ejemplo, a un ingeniero o especialista, el empresario desembolsaba
2.000 dólares al gobierno, para que éste le pagara al trabajador una
parte, que podría ser la mitad o la tercera parte. Pero ya se conoce que
el régimen cubano detesta que las personas tengan dinero y puedan
"enriquecerse". Y en una forma de esclavismo de nuevo cuño, les
remuneraba con 600 pesos en moneda nacional y hasta 35 cuc en moneda
convertible. Es decir, un total de 60 dólares, de 1.000 o 600 dólares
que supuestamente debería devengar como salario.
Los mejor pagados de Cuba

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba es un emporio de 16.000
trabajadores que consume recursos y combustible de forma desaforada.

De cualquier manera, a pesar del descarado robo estatal, los empleados
de ETECSA, junto a los de del Instituto de Aeronáutica Civil, son los
mejores pagados de Cuba. Por su contubernio con los Castro en esta
explotación laboral, la empresa italiana recibió numerosas criticas de
organismos internacionales y medios de prensa. Claro, se hicieron de
oídos sordos. Las cajas registradoras rebosaban. El negocio marchaba.

Pero como casi siempre sucede cuando se hacen negocios con sociedades
totalitarias, donde son los gobernantes y no empresarios privados
quienes controlan el desempeño de una sociedad anónima, a principios de
2009, ya los inversionistas italianos no eran vistos con buenos ojos por
su socio criollo.

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba es un emporio de 16.000
trabajadores que consume recursos y combustible de forma desaforada. Y
por la falta de controles, típico en las economías centralizadas,
mantener cualquier negocio es como echar dinero a un agujero negro. De
forma ladina se podía pensar que los inversionistas europeos ya habían
dejado armado el tinglado. Entonces, de patitas para la calle. Y los
italianos tuvieron que hacer sus bultos.

ETECSA genera beneficios de varios cientos de millones en moneda dura.
Intenté llamar a funcionarios de la empresa, en busca de datos al
respecto. Luego de preguntar en tono de sospecha quién hablaba al otro
lado de la línea, respondían que esa información era confidencial. "El
embargo, los yanquis, tú sabes".
No hay que ser economista para sacar cuentas

Pero no hay que ser economista para sacar cuentas. Y con ayuda de
internet uno puede enterarse que cuando el 12 de noviembre el juez
federal de Miami, Alexander King, solicitó ante la Corte Federal de
Nueva York la ejecución de la sentencia contra los fondos bloqueados
pertenecientes a EmtelCuba por el pago de 187 millones de dólares,
dinero que dicho magistrado quería usar como indemnización hacia las
familias de las víctimas del derribo de cuatro avionetas pertenecientes
a un grupo anticastrista en aguas internacionales, por aviones de guerra
de la fuerza aérea revolucionaria, el Consejo de Ministros cubano acordó
encarecer aún más el costo de las llamadas a Estados Unidos.
Las llamadas más caras del mundo

En el decreto-ley número 213, del 20 de octubre del 2000, por cada
minuto de llamada, el gobierno de La Habana le puso un impuesto de 0,245
de dólares a los usuarios para sus conexiones telefónicas con Estados
Unidos. De hecho, las llamadas desde Cuba y hacia Cuba son las más caras
del mundo. En una economía deprimida como la nuestra, los jerarcas
luchan con saña a la hora de obtener el billete verde del enemigo. Y al
ser la única empresa de telecomunicaciones, ETECSA deja una tajada
apetitosa.

Su futuro es el que no está claro. Se han intentado acuerdos con
similares de China y Rusia. Nada se ha concretado. Se sabe que la falta
de liquidez de la economía cubana hace muy difícil cualquier inversión
seria en la rama de las telecomunicaciones. Esto podría traer un
retroceso a lo ya logrado en el país. Precisamente en uno de los
sectores más dinámicos del mundo.

Casi toda la moneda dura que entra en las cajas registradoras de ETECSA
es por la telefonía móvil, que a pesar de lo caro de su servicio (una
línea cuesta 40 cuc, el salario de tres meses de un obrero calificado),
ha crecido vertiginosamente, después que en 2008 el general Raúl Castro
permitiera a los cubanos tener celulares. También por la vía de llamadas
internacionales ingresan al país varios cientos de millones de dólares o
euros. Por el momento, los trabajadores de la empresa han visto
disminuido su salario por concepto de estimulación en pesos cubanos.

A la espera de un socio que quiera hacer negocio con los Castro, muchos
cubanos de a pie se preguntan cuándo internet dejará de ser un lujo tan
costoso (5 cuc la hora es lo más barato) y bajarán las tarifas de las
llamadas por teléfonos móviles. Quizás 2010 dé algunas respuestas. De no
ser así, seguiremos con la línea ocupada.

Con la línea ocupada | Cuba | elmundo.es (30 December 2009)
http://www.elmundo.es/america/2009/12/30/cuba/1262183697.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
December 2009
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.