Internet en Cuba

Diario Las Americas
Publicado el 09-19-2009

Paquetes, mulas y otros espantos

Por Pablo Alfonso

Las nuevas medidas adoptadas por Estados Unidos para facilitar el envío
de paquetes a Cuba podrían conducir a que "espanten la mula" las
personas dedicadas al transporte ilegal de bienes comerciales entre
ambos países.

Ese sería uno de los efectos primeros de la medida que, al menos por el
lado norteamericano, tiende a normalizar el envío de paquetes y bultos
postales entre Cuba y Estados Unidos.

Subrayo lo del "lado norteamericano" porque este es un asunto entre dos.
Es decir, no basta con que Estados Unidos apruebe normas más racionales
en beneficio de las personas que quieren enviar paquetes de donaciones a
familiares y amigos en la isla. Del otro lado del Estrecho, el régimen
castrista tiene también que poner a tono sus reglamentos y disposiciones
para que los residentes en Cuba puedan beneficiarse de estas medidas.

La nueva disposición del Departamento de Comercio de Estados Unidos que
entró en vigor el pasado 3 de septiembre crea una nueva dinámica en el
envío de paquetes a Cuba.

Hasta ahora los paquetes estaban limitados a alimentos y medicinas. En
lo adelante se podrá enviar a Cuba, en calidad de donativos o regalos,
ropa, calzado, utensilios de higiene personal, semillas, avíos de pesca,
medicina y suministros veterinarios, equipos para fabricar jabón y una
amplia gama de artículos electrónicos que van desde computadoras, hasta
teléfonos satelitales.

La medida elimina el límite de un paquete por persona al año y autoriza
a cualquier persona en Estados Unidos a enviar una vez al mes, un
paquete de regalo o donación, a cualquier individuo en la isla, siempre
y cuando esa persona no sea un dirigente del Gobierno, el Partido
Comunista y sus principales organizaciones políticas. Los envíos
incluyen, además, a organizaciones caritativas, educacionales o
religiosas en Cuba, que no estén administradas o controladas por el
gobierno cubano.

El nuevo reglamento aumenta de 400 a 800 dólares mensuales el valor
permitido de los paquetes y elimina la restricción de 44 libras que se
permitían a los viajeros a Cuba como equipaje personal. Además, no pone
límites de frecuencia o valor para el envío de paquetes de comida o
artículos electrónicos como donaciones individuales. Aquí es donde entra
a jugar la parte cubana.

De acuerdo con las regulaciones de la Aduana General de la República de
Cuba "el límite de valor establecido para los envíos es de doscientos
pesos, según lo dispuesto en el artículo 15 del Decreto Ley No. 22, de
16 de abril de 1979".

El sitio oficial de la Aduana de Cuba, que aparece en Internet define
que "a los efectos aduaneros, se entenderá por ENVIOS todos aquellos
recibidos utilizando los servicios que brindan las empresas y entidades
expresamente autorizadas para ello, ya sea mediante la vía postal o de
mensajería".

Un simple cálculo matemático deja claro la gran diferencia entre lo que
ofrece Estados Unidos y lo que permite Cuba. La suma de doscientos pesos
cubanos, apenas equivale a unos $10.00 dólares y si se convierten en
pesos convertibles o CUC serán acaso nueve.

En cuanto a las prohibiciones a los artículos que pueden ingresar al
territorio nacional, el asunto es más complicado. En lo que se refiere a
los electrodomésticos las mismas van desde hornillas eléctricas hasta
tostadoras de pan.

Si hablamos de equipos electrónicos de comunicación, hay varios que
requieren aprobación previa del ministerio de Informática y
Comunicaciones, a cargo del inefable Ramiro Valdés. Ni fax, ni routers,
o teléfonos inalámbricos, y mucho menos teléfonos satelitales, antenas
parabólicas y GPS.

No hay dudas de que para que las medidas aprobadas por Estados Unidos
para beneficiar a los cubanos en la isla puedan ser efectivas, se
requiere que las autoridades del régimen modifiquen un buen número de
regulaciones.

De lo contrario servirán de muy poco la utilización de los servicios de
correos o de agencias de mensajería y paquetes.

Quizás respondiendo a esas realidades se celebró el jueves la reunión
entre delegaciones de Cuba y Estados Unidos para analizar el
restablecimiento de los servicios postales entre ambos países.

Hasta ahora el resultado de esas conversaciones no se ha dado a conocer.
Sin dudas que hay muchas cosas que definir y conciliar antes de que
ambas partes logren ponerse de acuerdo.

Mientras tanto, parece que "las mulas", que cobran un servicio de
"flete" de entre 10 y 15 dólares por libra, seguirán recorriendo la ruta
hacia Cuba a través de las vías que hasta ahora, han hecho posible que
muchas familias de la isla, puedan enfrentar con menos agobios las
carencias de un "período especial" que ya se prolonga por veinte años.

Diario Las Americas – Paquetes, mulas y otros espantos (19 September 2009)
http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=85482

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
September 2009
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.