Internet en Cuba

Hilda Molina: "Querría para Cuba un gobierno que practique la doctrina
social de la Iglesia"

Hilda Molina es una de esas personas dotadas de una inteligencia
evidente, que no necesita exhibirse. Su conversación confirma
rápidamente lo que anticipa su mirada vivaz. Pero en el diálogo vuelca
esa agudeza con una gentileza extrema, con un modo tan educado, que
resulta difícil entender cómo se la puede considerar una enemiga
pública, una reaccionaria peligrosa, como hace el régimen cubano. Hoy es
una referente de quienes buscan una salida democrática para Cuba. Sobre
todo en Argentina, adonde llegó en junio pasado luego de pasarse 15 años
esperando a que el régimen le permitiera ejercer un derecho tan básico
como viajar para conocer a sus nietos y reecontrarse con su madre
anciana y enferma. Durante una visita a Rosario invitada por la
Fundación Libertad, concedió la entrevista que sigue a La Capital.
—Cuando era una integrante del régimen ¿se guardó el catolicismo que
ahora recuperó?
—Me recibí de bachiller en un colegio de monjas, mi familia es de raíces
católicas. Me caso por iglesia y todo, pero después me voy alejando,
como si aquello no fuera parte de mi vida, lo que fue un sufrimiento
para mi madre. En 1962 nace mi hijo, y soy consciente de que estoy
inmersa en un proceso que me va a quitar muchas cosas. Entonces le pido
a ella que lo bautice y críe en la fe. Dentro del sistema, como
militante del PC, sentía un vacío permanente. Cuando fundo el Ciren (un
centro de neurología de avanzada, ndr.) ya no había la intolerancia
anterior. Y vuelvo con mi mamá a escuchar misa. Me sorprende que se
diera en español. Y las homilías ya no eran acerca del Dios del temor y
el castigo, sino del amor. Así que le agradezco tanto a mi madre haberme
devuelto a la fe. Y tengo la conciencia de que en el Ciren fue el único
hospital donde se dieron misas para los enfermos, pero de inmediato
vinieron los del Partido. Ahora, cuando voy a misa y me piden hacer la
lectura digo «no, si no venía cuando era peligroso venir. No, sólo vengo
a sentarme y escuchar». Siento que estuve lejos de la Iglesia cuando más
me necesitaba mi país. Y todavía me pesa.
—Existe un movimiento democristiano dentro de los disidentes. Usted se
identifica como democristiana, socialcristiana, una demócrata a secas?
—He estudiado mucho la doctrina social de la Iglesia. Cuando me
preguntan , respondo que de partidos, de tendencias, de izquierda o
derecha, no entiendo nada. Yo quisiera que en Cuba hubiera un gobierno
que practicara la doctrina social de la Iglesa. Y me gustaría la
justicia social que predica el gobierno de mi país, que es sólo teórica
en mcuhas cosas, pero acompañada de libertades y derechos humanos.
—Algunas personas la ubican como reaccionaria.
—¡Qué va! (se ríe) Yo he dicho que soy más socialista que los que
gobiernan en Cuba. A mí no me interesan las cosas materiales. Si usted
viera cómo vivo en Cuba, en un apartamento…yo luchaba por mi centro,
por mis pacientes. No me inclino por la riqueza, tampoco por el concepto
de este régimen de que todo el que tiene dinero es ladrón, burgués. Pero
por cierto no estoy de acuerdo con que la gente muera de hambre o los
niños de enfermedades curables.
—Como médica ¿cómo ve el debate de la salud en EEUU? Tienen a 45
millones de personas sin ninguna cobertura.
—Eso no puede ser. No puede ser. Ningún sistema es bueno si no le da al
100% de la población una salud pública buena, que tenga el derecho a
recibir los mejores servicios. La salud es un deber elemental de todo
gobierno. Cuando un gobierno ofrece buena salud, no le está haciendo un
favor a los habitantes, sino cumpliendo un deber. Cuba tuvo un sistema
de salud casi perfecto, excelente, entre los 70 y los 80. Ahora sigue
siendo bueno, pero se ha deteriorado mucho. Y se maneja como si fuera un
favor, que se contrae una deuda eterna con el gobierno que lo da.
—¿Cómo ve la disidencia luego de la salida de Fidel?
—No se puede hacer mucho. Primero por la situación de control, de
persecución. El gobierno todo lo infiltra, y crea esas divisiones
internas. El primer disidente que conocí fue Gustavo Arcos, que ya
murió. Fue uno de los que ataca el Moncada con Fidel. El me sugiere
crear un colegio de médicos disidente. Enseguida me doy cuenta, porque
conozco el sistema, que hay infiltrados y me voy. Por esto no tengo
ninguna duda de que los conflictos que se crean en la disidencia son
generados pro el gobierno. Pero hay muchas personas, que no se conocen,
y están haciendo mucho, que trabajan con el pueblo. Para que adquiera
conciencia de los derechos que tiene, ahí está el problema. Yo le he
leído la Declaración Universal de los Derechos Humanos a personas que se
sorprendían, que nos sabían que tenían esos derechos. En esto hay un
grupo grande de gente, como Dagoberto Valdéz en Pinar del Río, que tiene
una revista digital, Convivencia. Hace reuniones donde va gente del
pueblo, no disidentes, y se dan películas y debaten temas como la
democracia y los derechos.
—Y ante eso la Seguridad del Estado ¿actúa, qué hace?
—Hostiga, esa es la palabra. Claro, él es una persona de mucho prestigio.
—Pero hace 20 años iban presos seguro.
—Sí, reprimían inmediatamnente. Ahora hacen la "ejecución moral". Dicen
que son agentes de la CIA, que les paga el imperialismo. Y hay gente que
lo repite.
—Pero hoy entonces hay algunos espacios más, como los blogs e Internet.
—Sí, ahí están los jóvenes, que son muy inteligentes. Además si usted
camina por la avenida de los Presidentes, se congregan adolescentes, con
vestuario de estos grupos. Y el lugar se repleta. Me pregunté si a estos
chicos se les da por gritar "Abajo Fidel", qué van a hacer? Ahí hay un
potencial de rebeldía.
—En cuanto a la llegada de Raúl, ¿no hubo cambio alguno?
—Cuando Raúl llegó a la presidencia se produjo una expectativa
favorable. Pero gobierna Fidel, no le quepa la menor duda, y tampoco es
que Raúl quiera cambios radicales, pero Fidel es una personalidad muy
fuerte, el hermano mayor, el jefe del país. Cuando critico todo esto,
recuerdo que es algo que yo quise desde los 15 años, envejecí sirviendo
este sistema. Para mí seria mucho mas feliz estar allá sirviendo en la
salud, a tener que decir mis sueños adolescentes fueron una estafa.

Hilda Molina: "Querría para Cuba un gobierno que practique la doctrina
social de la Iglesia" – El Mundo – LaCapital.com.ar (13 September 2009)
http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2009/09/13/noticia_0017.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
September 2009
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.