Internet en Cuba

Publicado el miércoles, 09.09.09
El museo global del comunismo
By DORA AMADOR

Agradezco a la Fundación para la Memoria de las Víctimas del Comunismo
la valiosísima obra que han llevado a cabo para que se conozca en toda
su verdad el abominable legado del totalitarismo marxista-leninista.

La fundación, con sede en Washington, es una organización sin fines de
lucro que enseña la historia, la filosofía y el legado del comunismo y
rinde tributo a sus más de 100 millones de víctimas.

Los visitantes podrán apreciar, entre otras valiosas cosas, el Monumento
a la Democracia, una réplica de bronce de la estatua que erigieron los
estudiantes chinos en la Plaza de Tiananmen en la primavera de 1989.

Pero lo más trascendente que ha realizado la fundación es el Museo
Global del Comunismo (www.globalmuseumoncommunism.org), una maravilla
del siglo XXI. Esta monumental obra, usando la internet, logra dos
objetivos esenciales: que los visitantes puedan conocer en detalle la
historia del comunismo y cómo se vivió en cada país que lo sufrió –o
sufre, como es el caso de China, Cuba, Corea del Norte y Vietnam– por
medio de excepcionales vídeos, galerías de fotos y documentos inéditos,
multimedia, testimonios, artículos y análisis, etc., y que a la vez sea
global porque es el primer gran museo interactivo en el que las
exhibiciones, los archivos y este inmenso caudal de información está
disponible en todo momento a todo el mundo con solo visitar su página web.

Algunos de los lugares más impresionantes: las exhibiciones principales,
las nacionales –cada país que fue o es comunista– y las especiales, el
registro de víctimas, el llamado Salón de la Infamia, el del Gran
Terror, el mapa mundial y el timeline interactivo del comunismo, la
galería de héroes que han luchado por la libertad en sus respectivos países.

Tampoco hubiese sido posible un museo de esta magnitud si no hubiese
caído el comunismo a nivel mundial, hecho del cual se cumplen 20 años.

Lenin, Stalin, Mao cobran vida, y también los gulags, y la revolución
cultural china, y las invasiones y el terror en Europa oriental, con sus
testimonios y descubrimientos muy recientes, ya que el museo, que se
inauguró hace sólo tres meses, tiene un lugar en el que las víctimas
sobrevivientes pueden aportar su testimonio.

Una frase de Heinrich Heine me llamó la atención: “El comunismo tiene
un lenguaje que todos los pueblos pueden entender; sus elementos son el
hambre, la envidia y la muerte''.

“Este holocausto imperial sin precedentes se llevó a cabo por medio de
conquistas territoriales, revoluciones, guerras civiles, purgas y otros
medios violentos. El terror totalitario no permitió desafío alguno para
lograr sus fines, ni de individuos ni instituciones ni partidos
políticos ni religiones. En su lugar impuso `la gran mentira' de su
meta: supuestamente alcanzar una sociedad sin clases con dignidad humana
para todos; y después cínicamente produjo lo opuesto en una nación tras
otra que sucumbió a su poderío armado: la intriga y la hipocresías
desvergonzadas'', dice en una parte del museo.

Y hay un corto ensayo de Richard Pipes titulado ¿Qué es el comunismo?,
que termina diciendo algo verídico, pero sumamente frustrante y doloroso
para todos los que, de una forma u otra, llevamos años luchando por la
libertad en Cuba: “La experiencia indica que el régimen comunista se
puede disolver sólo si sus gobernantes no tienen la voluntad de
mantenerlo. No se puede derribar desde abajo''.

Los que leímos El libro negro del comunismo: crímenes, terror y
represión, publicado en París en 1997 por Stéphane Courtois, director
del Centro Nacional de Investigación francés y varios historiadores
especialistas en países comunistas, quedamos espantados ante lo que
salió a la vista de todos después que se abrieron los archivos secretos
de la Unión Soviética y otros países ex comunistas. Advierto que no
menos asombrados quedarán los que visiten este museo virtual que capta,
con el inmenso poder de las imágenes, la realidad vivida en cada país
donde este sistema político desarrolló cuidadosa y sistemáticamente el
terror para ejecutar crímenes masivos, anular la creatividad, la
iniciativa y el espíritu de todo un pueblo, e intentar eliminar para
siempre a Dios del corazón de los seres humanos.

DORA AMADOR: El museo global del comunismo – Opinión – El Nuevo Herald
(9 September 2009)
http://www.elnuevoherald.com/opinion/story/538304.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
September 2009
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.