Internet en Cuba

Crónicas
El costo de ser cubano

Cuando una estafa se publicita como un derecho otorgado: Hoteles
abiertos para todos, pero los nativos pagan el doble.

Rafael Alcides, La Habana | 23/09/2008

Cuando yo era joven, ser cubano era un orgullo que estaba al alcance de
la población, de toda la población, sin distinción de sexo, edad o raza.
No costaba nada. Era un privilegio con el que ya uno nacía. Hasta las
"mujeres de la vida", como le llamaban entonces a las prostitutas, lo
lucían con emoción.

No digo que ser cubano ya no sea un orgullo para algunos, pero para
muchos empieza a ser una incomodidad en muchos sentidos, algo que por su
costo desmedido es una carga insoportable, una especie de condena.

A la hora de viajar, al cubano, al nativo, el avión le sale más caro que
al extranjero avecindado en la Isla, y necesitará hasta vender las
muelas de oro del difunto abuelo que guardaba como una reliquia para
empezar a pagar los trámites de legalización de carta de invitación en
la notaría, pasaporte y permiso de salida (si finalmente le concedieran
ese esquivo permiso que muchos envejecerán esperándolo.

Ahora, por fin, después de varias décadas de prohibición absoluta, el
nativo, ese ser estadísticamente cubano a la hora de contar a los
participantes en las concentraciones políticas, fue autorizado, entre
otras licencias, a hospedarse en los hoteles del país; así, como si él
fuera alguien importante, un extranjero, canadiense a lo mejor, o
digamos norteamericano, francés o sueco, acabado de bajar del avión o
residente en el país como funcionario de firmas mixtas.

Esto ha traído más de una confusión, pues la gente siempre se cree lo
primero que le dicen; incluso cree que porque lo digan los periódicos,
ya es verdad. Fue el caso de una pareja amiga mía. Un personaje de una
importante firma, extranjero por supuesto, casado con una cubana, los
invitó a Varadero con los gastos pagados. Llegaron a aquel municipio
especial, tan especial que algunos lo consideran otro país, y se
dirigieron al hotel dispuestos a pasar un fin de semana de reyes gozando
en la buena arena y el mar azulísimo.

Todo muy bien en la carpeta, 65 CUC por pareja, comidas incluidas. El
extranjero mostró su pasaporte y la pareja amiga mía sus carnés de
identidad. "¡Ah no, ustedes tienen que pagar por los precios de lista,
que son 150 CUC!".

Esos son precios que rigen para los que llegan directamente desde el
aeropuerto. Ellos habían reservado por internet con días de
anticipación, alegó la pareja amiga mía.

"Pero son cubanos", alegó el carpetero muy respetuosamente. Y no hubo
arreglo. El carpetero lo lamentaba, desconocía la razón de semejante
disposición que, desde luego, disminuía los ingresos del hotel; pero esa
era la ley. "Ustedes son cubanos", volvió a decirles, esta vez con lástima.

http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/el-costo-de-ser-cubano-116297

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
September 2008
M T W T F S S
« Aug   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.