Internet en Cuba
Posted on Mon, Nov. 28, 2005

Férreo el control a la internet en Cuba

FRANCES ROBLES
The Miami Herald

Oscar Visiedo dice que cuando él ayudó a llevar la internet a Cuba en 1992, se tuvo que enfrentar a tres fuertes obstáculos: el embargo de Estados Unidos, las dificultades tecnológicas y la amenazante seguridad del Estado.
Trece años después, los altos precios y los estrictos controles gubernamentales son los principales obstáculos que le impiden a la población promedio cubana el acceso a la internet, aunque las autoridades de la isla siguen afirmando que el embargo de EEUU es el motivo por el cual el país se ha quedado atrás en la autopista informativa.
De modo que, aunque la internet ha prosperado en Cuba (el gobierno tiene 200 sitios), su uso allí es uno de los más escasos en el Hemisferio Occidental, y los obstáculos no se han superado.
”Hay un temor prácticamente patológico al acceso de información”, declaró Visiedo, que trabajó en la oficina gubernamental que llevó la internet a Cuba cuando nadie sabía lo que era. Ahora trabaja en administración de sistemas de información en la Universidad Carlos Albizu de Miami.
Aunque Cuba hace alarde de que tiene computadoras en todas las escuelas, un informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas (ONU) indicó que sólo nueve de cada 1,000 cubanos usan la internet, comparados con 288 en Costa Rica y 44 en Honduras. Hasta Haití tiene 500,000 usuarios. Otros informes calculan que la cifra de usuarios en Cuba es de 150,000.
El ciudadano común en Cuba no puede comprar computadoras legalmente ni recibir servicio de internet sin permisos del gobierno que son casi imposibles de conseguir. Las 335,000 computadoras les pertenecen casi todas al gobierno, a empresas estatales y a personas confiables como algunos médicos.
Los cibercafés de internet para extranjeros cobran hasta $15, equivalentes al sueldo de un mes en Cuba, por una hora de uso, y están vedados a la ciudadanía. Pero ha surgido un mercado negro de contraseñas ilegales, y algunos los alquilan a sus amistades.
”Por ejemplo, nosotros teníamos una conexión en el espantoso horario de entre la 1 y las 5 a.m., pero eso era mejor que nada”, comentó en un mensaje electrónico la antropóloga Katrin Hansing, adjunta al Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), quien está residiendo en La Habana.
El gobierno cubano asegura que sus problemas cibernéticos son causados por EEUU. En una conferencia sobre la internet efectuada en Túnez este mes, Cuba se valió del foro internacional para argumentar que el embargo no solamente le impide adquirir programación y servidores, sino además cables de fibra óptica que les permitirían conectarse con la internet a mayor velocidad y menos costo. La delegación cubana y otras trataron de romper el monopolio estadounidense de las direcciones en internet, alegando que equivale a un impedimento mundial.
”Nuestro país cuenta con acceso vía satélite como única conexión a la internet”, indicó Ignacio González Planas, ministro de información de Cuba. “No hemos podido implementar planes de usar cables de fibra óptica para conexiones internacionales principalmente debido a la falta de los permisos requeridos por el gobierno yanqui”.
Pero los funcionarios de EEUU y otros expertos consideran que el embargo es una cortina de humo del gobierno cubano para tapar los verdaderos problemas de Cuba.
”No se me ocurre ni una sola cosa que ellos necesiten que sólo se pueda conseguir de nosotros”, comentó un funcionario del Departamento de Estado, que optó por el anonimato. “Pueden acudir a alguna telefónica española . . . que usa equipos japoneses y pedirles que les ayuden a establecer un sistema de internet . No tiene nada que ver con nosotros”.
El funcionario agregó que las trabas se derivan de la política de Cuba, que impide que el ciudadano común tenga acceso a la internet.
Este mes, la organización francesa Reporteros Sin Fronteras denunció a Cuba por estar entre una docena de naciones con menos acceso y más controles a la internet, y colocaron a la isla junto a Irán y a Vietnam.
”El modelo chino de alentar la actividad cibernética aunque existan controles es demasiado costoso, de modo que Fidel Castro busca un modo más fácil. Simplemente mantiene a la internet prácticamente fuera del alcance de todos los cubanos”, aseguró la organización.
Visiedo apuntó que el embargo de EEUU obstruye los esfuerzos de Cuba por comprar el equipo que requiere, pero añadió que dudaba que el gobierno cubano adquiriría la tecnología aunque pudiera.
”Si yo fuera EEUU, excluiría los equipos de comunicación del embargo, para ver cómo se les desmorona el argumento”, dijo Visiedo.
Según los expertos, la internet en la isla es más bien como una ”intranet”, una red interna de más de 200 sitios electrónicos gubernamentales y con acceso controlado al exterior.
González dice que todas las escuelas del país, incluso algunas con un solo alumno y sin electricidad, tienen una computadora, y añadió que como el propósito es brindar acceso social colectivo en lugar de uso individual, hay 600 clubes juveniles en todo el país con acceso a la internet.
”Estamos haciendo todo lo posible por extenderlo cada vez más”, amplió González.
Pero sólo hasta cierto punto.
El gobierno cubano admite que bloquea todos los sitios electrónicos que considera terroristas, subversivos, o pornográficos. Cuando alguien intenta lograr acceso a los sitios bloqueados, tales como el de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), aparecen mensajes en pantalla tales como “esta página no se puede mostrar”.
”Hasta los cubanos autorizados a tener acceso a la internet no pueden ver cualquier sitio”, explicó el disidente Oscar Espinosa Chepe. ‘Si envían un mensaje electrónico que no le gusta a las autoridades, reciben otro que dice: `Eso no se puede hacer’ ”.
Aunque, según detalló Espinosa en una entrevista por teléfono desde La Habana, eso no ha restringido a ciertos sitios de noticias como The Miami Herald, El Nuevo Herald y The New York Times.
Para evadir los controles, está aumentando el mercado de computadoras caseras con piezas obtenidas de contrabando, y los empleados de gobierno con acceso legal a la internet venden contraseñas y horas de acceso en el mercado negro.
”Como todo lo demás en Cuba, el problema se soluciona mediante amistades”, apuntó Espinosa. ‘Como decimos aquí: `resuelve’ ”.
La Sección de Intereses de EEUU en La Habana tiene 46 terminales disponibles para disidentes, estudiantes y activistas que se enrolen previamente, un servicio que el gobierno cubano describe como “un acto ilegal”.
Visiedo reconoce que entre sus primeras tareas en llevar la internet y el correo electrónico a Cuba estaba idear el modo de monitorear la nueva tecnología.
”De otro modo, sabía que no iba a llegar muy lejos”, subrayó. “Como tecnócrata, estaba caminando por una cuerda floja”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archives
Calendar
November 2005
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.